top of page
  • Foto del escritorFr. Jordi Rivero

Espíritu Santo recibido por almas víctimas para ser hostias vivas


Espíritu Santo es recibido en plenitud por almas víctimas para ser hostias vivas

Lourdes Pinto, Enseñanza del Cenáculo - 15/6/17

Domingo de Pentecostés, Bogotá, Colombia, 4/6/17

Mientras la comunidad LA estaba rezando el rosario, vino a mi memoria cuando vi al Espíritu Santo, en forma de paloma, muy grande, volar desde el centro de la Cruz. Entonces en la Cruz vi la Eucaristía y en su centro el Corazón de Jesús. Recordé la inmensidad de las alas del Espíritu Santo, que se extendían por todo el mundo, el sonido del viento y el PODER de Su vuelo. Entonces empecé a orar con todo mi corazón para que el Espíritu Santo viniera por todo el mundo, un nuevo Pentecostés, en este Domingo de Pentecostés.

Fue en esta oración que volví a ver al Espíritu Santo como si estuviera sobre nosotros mientras rezábamos el rosario. Podía sentir Su presencia, Su amor y su protección. Estábamos todos sentados en círculo con una estatua de María, Rosa Mística, sobre una mesa en el centro. Vi entonces interiormente a María de pie en el centro de nuestro círculo de oración. Durante el rosario, ella dijo dos veces que CREAMOS que el Espíritu Santo ha sido avivado en llamas dentro de cada uno de nosotros. En una de las décadas, creo que la cuarta, mientras Maria Hickein daba la reflexión, vi a María entregar a nuestra Santísima Madre una corona de espinas. Nuestra Madre se quitó su corona de gloria y la colocó en el centro de la corona de espinas. Entonces vi que esta corona de espinas con la corona de gloria en su centro se hacía muy grande y se levantaba sobre todos nosotros sentados en el círculo de oración. Al final del rosario, María nos pidió "proteger las gracias que hemos recibido".

Capilla de Fátima, mi bautismo del Espíritu Santo, 28/08/08

Primero apareció la Hostia, luego apareció el Sagrado Corazón dentro de la Hostia. Tercero, la Cruz y la Hostia con el Sagrado Corazón en el centro. Luego vino hacia mí el Espíritu Santo, como una enorme y poderosa paloma, volando desde el Corazón que está en el centro de la Hostia. Jesús dijo: "Recibid el Espíritu Santo".

Luego me explicó la visión: Primero, Mi pueblo debe venir a Mí en la Eucaristía. Es aquí que ellos llegarán a conocer Mi Sagrado Corazón ... Entonces están las pocas almas que responderán a Mi amor y Me permitirán llevarlos a la unión conmigo en la Cruz. Estas son las almas que reciben la plenitud del Espíritu Santo.

¡Si pudiera dibujar lo que vi! El Espíritu Santo era enorme, las alas volando eran enormes y pude sentir el poder de las alas tan fuerte que en realidad sentí que yo iba a atravesar la pared que estaba detrás de mí.

Peregrinación de AC a Nuestra Señora de Guadalupe en México 12/12/16

Palabras de nuestra Santísima Madre:

Mi amada, te he traído ante mí para recibir la plenitud de la bendición que Dios desea darte a ti y a mi familia de AC. Recibe mis lágrimas de gozo; gozo por tu fiat unido al mío; gozo por tu fidelidad para vivir unidos como un solo cuerpo al Santo Sacrificio de mi Hijo. Recibe la corona de gloria reservada a los mártires del amor de Cristo. No tengas miedo durante el tiempo de la gran prueba que debe venir sobre el mundo, porque yo estoy contigo. Me has seguido hasta el altar del sacrificio. Es aquí en el sacrificio perfecto de la Misa donde los estoy formando como santos guerreros del amor de Dios para pelear la batalla final. Quédate conmigo en el perfecto Sacrificio de mi Hijo y recibirás la corona de gloria. Te bendigo, mi pequeñita, con el beso de Abba mientras sella tu corazón con la misión que se te ha dado para la gloria de Dios y la salvación de muchas almas.

En el 8/28/08 Jesús dijo, "Las pocas almas que responden a Mi amor y PERMITEN que yo las traiga a la unión Conmigo en la Cruz, reciben la PLENITUD DEL ESPÍRITU SANTO".

Entonces el 12/12/16 Nuestra Señora de Guadalupe dijo que nos trajo ante ella al altar del sacrificio para recibir la PLENITUD DE LA BENDICIÓN DE DIOS. Quiere que permanezcamos con ella en el perfecto Sacrificio de su Hijo escondido en la Eucaristía. Es ÚNICAMENTE en el Amor Crucificado que recibimos la PLENITUD DEL ESPÍRITU SANTO, que es la PLENITUD DE LA BENDICIÓN DE DIOS. Vivir en la plenitud del Espíritu Santo es mucho más que recibir dones, es ser poseído por el poder de Dios, la sabiduría, el celo, el coraje y vivir en el fuego del Amor Divino. LA VIDA EN EL ESPÍRITU ES SOLAMENTE ACCESIBLE EN UNIÓN CON CRISTO CRUCIFICADO.

Nuestra identidad y misión está contenida en el Jesús Eucarístico - UNO con el sacrificio de Jesús que está oculto, silencioso, desapercibido, indeseado, insignificante, incomprendido y no apreciado, sin embargo, ES EL PODER DE DIOS. Por lo tanto, para convertirnos en "hostias vivas" debemos PERMITIR que el Espíritu nos DIMINUYA para que Jesús como Víctima pueda crecer en nosotros, hasta que nosotros también seamos LA FUERZA OCULTADA. Nosotros también necesitamos ser nada, sencillos, pequeños, insignificantes, ocultos, incomprendidos y silenciosos como Jesús en la Hostia. Tenemos un deseo humano, y muchas veces muy distorsionado debido a nuestras heridas, a ser reconocidos, queridos, vistos, importantes y apreciados. Podemos tener muchos deseos de hacer maravillosas obras apostólicas, predicar, enseñar ... pero el Señor está deseando hacernos UNO en Su Fuerza Oculta haciéndose como Él - ignorados, no deseados, invisibles, desapercibidos, no apreciados, pero en perfecta paz y alegría, acompañándolo en Su soledad — Sus compañeros de amor puro. Esto no significa en modo alguno que hacer buenas obras es erróneo, pero para nosotros, como MDC y MC, vivir la vida oculta de la crucifixión interior debe ser el centro de nuestras vidas y el mayor deseo, sabiendo siempre que aquí es donde se encuentra el mayor poder.

Este modo de vida no es conocido por el mundo y solo por muy pocos en la Iglesia. Por lo tanto, tenemos que andar el largo proceso de purificación, poda y despojamiento porque este modo de vida va completamente en contra de nuestra tendencia humana. Nosotros también necesitamos ser rotos y ensanchados en Cristo Crucificado. Entonces tenemos que ser dados a muchos como alimento para que nos mastiquen. Algunos apreciarán esta comida, se deleitarán en ella y la recibirán con gratitud y bendición. Otros nos recibirán como hostias vivas y nos usarán para sus propósitos. Otros nos escupirán en repulsión. Sin embargo, más y más, a través de Él, con Él y en Él nos entregamos a todos en unión con el Amor Crucificado como Eucaristía.

Muchos católicos creen a través de su intelecto que Jesús está realmente presente en la Eucaristía, pero muy pocas almas creen con todo su ser que la PLENITUD DEL PODER DE DIOS está presente y obrando en Jesús eucarístico como la FUERZA OCULTA. Nosotros, como AC, debemos orar a María, y a través de ella, suplicar al Espíritu Santo que nos conceda la gracia de tener FE, ESPERANZA y AMOR perfectos en la Fuerza Oculta como Jesús Eucarístico, ¡para que PARTICIPAR con Jesús como la Fuerza Oculta en la Eucaristía se convierta en nuestro mayor deseo y alegría!

María nos revela el camino — llevando en la tierra la corona de espinas en nuestros corazones como lo hizo ella. Ella vino a animarnos este domingo de Pentecostés y recordarnos que tenemos el Espíritu Santo avivado en fuego dentro de nosotros, porque es SÓLO con el Espíritu Santo que podemos reconocer el tesoro del cielo contenido en cada espina y desear llevar la corona esponsal en nuestros corazones. Pero María no viene sólo para animarnos a perseverar con la corona de espinas, sino también a prometernos la corona de gloria. ¡Es esta promesa la que debe movernos con gran celo y coraje para perseverar! (Véase: Camino4-C-2, Usando la Corona de Espinas, página 221).

Comments


bottom of page