top of page
  • Foto del escritorFr. Jordi Rivero

Vosotros Resistís al Espíritu Santo


"¡Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros siempre resistís al Espíritu Santo". Hechos 7:51.

San Esteban, como Moisés (Éxodo 33-34), llama a los israelitas "pueblo de dura cerviz". Creen que son el pueblo de Dios porque están circuncidados en la carne, pero Steven señala que tienen corazones incircuncisos. Por eso resisten al Espíritu Santo. Lo mismo es cierto con nosotros. Para poder recibir el Espíritu Santo, primero debemos circuncidar nuestro corazón.

Dios ha dado a Su semilla de mostaza El Camino Sencillo como el camino para la circuncisión de nuestros corazones. Ésta es la única manera de convertirnos y crecer como pueblo de Dios. Un corazón circuncidado está abierto, expuesto y dócil a la guía del Espíritu Santo que puede entonces llevarnos al Reino de Dios (Jn 3: 5), al Santo de los Santos, al Sagrado Corazón de Jesús, para ser consumidos en la Trinidad.

Es el corazón dentro de nosotros, no la carne exterior, lo que necesita ser circuncidado. Por eso Dios no nos ha formado con muchas prácticas exteriores, como novenas interminables, consagraciones, ayunos de 40 días, etc. No quiere decir que no nos beneficiemos de esas prácticas. De hecho, para comenzar El Camino Sencillo, nos preparamos durante 33 días para nuestra consagración a María. Muchos en nuestra comunidad se están consagrando a San José. Todos esto es beneficioso, pero no suficiente.

Los fariseos tenían muchas prácticas exteriores, muchas oraciones, rituales de purificación, ayunos ... Sin embargo, Esteban, lleno del Espíritu Santo, los llama “gente de dura cerviz, incircuncisos de corazón que resisten al Espíritu Santo”. En nuestra humanidad quebrantada podemos realizar muchas prácticas piadosas exteriores y vivir oponiéndonos al Espíritu Santo porque, interiormente, nuestro corazón permanece endurecido y en tinieblas. Todos, hasta cierto punto, resistimos al Espíritu Santo debido a nuestra obstinación, aunque no seamos conscientes de ello.

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque limpiáis el exterior de la taza y del plato, pero por dentro estáis llenos de codicia y autocomplacencia". Mt 23:25

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque sois como sepulcros blanqueados, que por fuera parecen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda clase de inmundicias". Mt 23:27

“‘Esta gente me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí. Me adoran en vano; sus enseñanzas son meras reglas humanas". Mt 15: 8-9

Vivir totalmente dócil al Espíritu Santo, sin resistencias, es aceptar todo, lo bueno y lo malo que recibimos, con total abandono y confianza. Esto es vivir en la voluntad de Dios. Solo podemos hacer esto cuando creemos en el amor de Dios por nosotros, expresado en Su pasión y Cruz.

“El viento sopla donde quiere, y escuchas su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así es con todo aquel que es nacido del Espíritu”. Juan 3: 8

Jn 6:35 "Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, no tendrá hambre, y el que en mí cree, no tendrá sed jamás".

Es hermoso y significativo que la Iglesia haya unido estos dos pasajes de las Escrituras, Hch 7, 51 y Jn 6, 35, en la liturgia de la misa. ¿Qué tienen en común? Para que podamos creer que Cristo ES el Pan de Vida, todos debemos PERMITIR que el Espíritu Santo circuncide nuestro corazón.

El Espíritu Santo desea preparar nuestro corazón para que el “Pan de vida” pueda entrar en nuestro corazón.

El Espíritu Santo desea vaciar nuestros corazones para que el “Pan de vida” pueda llenar nuestros corazones.

El Espíritu Santo, según nuestra docilidad, nos consume en sí mismo para que podamos amar y desear a Jesús Eucaristía con todo nuestro corazón, mente, alma y fuerzas.

El Espíritu Santo es la Persona de la Trinidad que realiza la circuncisión de nuestros corazones, preparando así nuestros corazones para ser transformados a través de Jesús Eucaristía en Sus huestes vivientes.

“El que cree” (Jn 6, 35)

¿Qué se necesita? CREER con todo nuestro corazón y mente en Cristo, Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad plenamente presentes en la Eucaristía. Una creencia consumida en el fuego del Espíritu para que NUNCA salgamos de la paz de Dios. Todo, lo bueno y lo que se percibe como malo, las tormentas y las pruebas de la vida, se viven en perfecta paz y alegría, ¡porque poseemos el PAN VIVO!

Creer abre el camino a la confianza más allá de nuestras expectativas. El Espíritu nos lleva más allá de la esfera de lo que habíamos considerado la voluntad de Dios y revela la verdad de una manera más profunda. La verdad no cambia, pero el Espíritu nos adentra más en ella. Si nuestros corazones no están circuncidados, no pueden crecer. Rechazamos cualquier nuevo entendimiento.

“Jesús respondió: ‘Moisés les permitió divorciarse de sus esposas porque sus corazones estaban endurecidos. Pero no fue así desde el principio.’”

116. Lo que significa creer —Diario de una MDC.

¿Qué significa creer en Aquel que Dios envió al mundo? Para creer en la Palabra de Dios, tu corazón debe ser puro. Solo por medio del Espíritu puedes creer en Mi Palabra, no con tu mente sino con tu corazón. Mi Palabra es Mi vida que ha de tocar la profundidad de tu corazón. Un corazón endurecido no puede sentir cuando lo toca Mi Palabra viva. El intelecto puede recibir Mi Palabra y manipularla, pero el Espíritu penetra el corazón con Mi Palabra y lo transforma.

Creer es abandonarte a Mí para que yo pueda hacerte una nueva creación por medio de Mi Espíritu. ¿Qué se requiere para creer? Humildad y sencillez. Por eso digo que debes ser como un niño para verdaderamente llegar a creer y seguirme. Crees con el corazón cuando encuentras al Dios vivo ante ti, al oír Su voz y contemplar Sus ojos. Es por eso que solo los puros de corazón pueden ver, oír y conocer verdaderamente a Dios.

Por lo tanto, hija Mía, dile a Mis hijos que sean humildes como Yo soy humilde, que confíen en que Mi Espíritu les enseña y no en su propio entendimiento, porque su entendimiento es muy limitado, pero Mi entendimiento los llevará a encontrar al Dios vivo y a poseer la vida de la Santísima Trinidad (25/04/11).

La condición de nuestro corazón está directamente relacionada con nuestra capacidad de creer. Cuanto más puros se vuelven nuestros corazones, mayor es nuestra fe.

Jesús nos enseña que creer con nuestro intelecto no es suficiente. Necesitamos creer con nuestro corazón. Creer con nuestro corazón nos lleva al ENCUENTRO con el Dios vivo. Es en el corazón donde podemos sentir el toque de Cristo y escuchar Su voz.

"El corazón tiene sus razones que la razón no conoce ... Conocemos la verdad no solo por la razón, sino por el corazón". - Blaise Pascal”

Es el Espíritu Santo el que PENETRA nuestros corazones si le permitimos que nos transforme en Cristo.

El Espíritu Santo, todo lo consume, todo lo transforma, en Amor

Mensaje del 16/febrero/12

Yo Soy la Luz de Dios. El Fuego en la zarza ardiente que vio Moisés era el Fuego del Espíritu de Dios, la tercera Persona de la Santísima Trinidad. Es Mi Fuego de Amor que todo lo consume y atrae a todos a la unión con el Padre a través del Hijo. La mirada de Jesús es Mi Luz que penetra en tu corazón y en tu ser. La Palabra de Jesús es Mi Fuego que te consume en Amor y te bendice con sabiduría, entendimiento, conocimiento y temor de Dios. Yo soy el aliento del Hijo, por eso Él sopló sobre sus apóstoles Mi vida. Yo Soy el Fuego del Amor en el Sagrado Corazón de Jesús. Yo soy el Amor del Padre y del Hijo. Yo, el Espíritu Santo, todo lo consume, todo lo transforma, en Amor... Soy Yo quien inflama cada partícula de tu ser en el Amor del Padre y del Hijo ... Soy Yo, consumido en el Hijo como UNO con el Padre y el Hijo, quien mueve al Hijo a entregar Su vida por Amor. Soy Yo quien te mueve a entregar tu vida haciéndote UNO con el Hijo. Permanece en Mí como Yo deseo permanecer en ti. Permíteme, como María, consumirte. No me opongas resistencia.

Comments


bottom of page