top of page

Search Results

378 elementos encontrados para ""

  • Esposas del Amor Crucificado

    Esposas de Amor Crucificado Lourdes Pinto — 10 Octubre, 2015 No disponible en español Back

  • Semana Santa Meditación | Amor Crucificado

    Reflexiones de Semana Santa Carta a la comunidad ​ 27 de marzo, 2018 Mi querida comunidad, ​ Mientras vivimos esta Semana Santa como UN CORAZÓN en Jesús crucificado con María, muchas de las Madres y Misioneros de la Cruz están sufriendo enormemente con situaciones muy difíciles que Dios está permitiendo. Ayer les envié un documento para alentarles en su identidad y misión como las pequeñas almas víctimas de Dios. Hoy les escribo desde mi corazón para animarlos a PERSEVERAR y no permitir que se desperdicie una gota de sus sufrimientos, porque es verdaderamente una gota de la Preciosa Sangre de Jesús que no recogeríamos con el paño vivo que es nuestra vida. Mi reflexión viene del evangelio de Juan 12 y 13: ​ Jesús es glorificado en el madero de la Cruz y, a través de Él, el Padre es glorificado (12,23). Jesús nos dice que lo sigamos (12,26), por lo tanto, también debemos seguirlo a la Cruz para morir como uno con Él (12,24). De esta manera, somos resucitados, no solo en el cielo con la corona de gloria, pero también en la tierra, como la nueva creación del Padre: los nuevos Adanes y las nuevas Evas que glorifican al Padre en la tierra. Estos son los hombres y las mujeres, los discípulos de Cristo, que viven "Venga Tu Reino en la tierra como en el cielo”, y solo ellos, los apóstoles de la Luz de Dios, pueden propiciar el comienzo de “Venga Tu Reino”. ​ Todos nosotros, porque aún no hemos muerto a nosotros mismos, deseamos ser grandes predicadores, poder sanar, hacer milagros, ser maestros, profetas, administradores, trabajadores apostólicos, héroes, etc., pero sin la Cruz. Por lo tanto, nuestras obras dan poco fruto, mas bien glorificamos nuestro ego. Luchamos siguiendo a Cristo diariamente a la Cruz para morir a nosotros mismos, para morir por — por medio de humillaciones, calumnias, discriminaciones, rechazos, dificultades, sufrimientos, enfermedades, traspasos, abandonos — a lo que nos hemos convertido y que no somos, sufriendo TODO como uno con el sacrificio de amor de Cristo. ​ Jesús nos da un nuevo mandamiento: amarnos unos a otros, así como yo les he amado (Jn 13,34). ¿Cómo me ama Jesús? ​ Recibe sobre su cuerpo mis heridas y transgresiones. Él, voluntariamente, como el Hijo–Víctima del Padre, sufre mi infidelidad, tibieza, indiferencia, quebranto ... colgando silenciosa y pacientemente en el madero de la Cruz. Él se convierte en el Sacrificio–Víctima por mi, para que yo pueda convertirme en la nueva creación a imagen y semejanza de Dios. ​ Luego debo elegir amar a los más difíciles en mi vida: al jefe, al superior, la esposa, el que me humilló, acusó, traicionó y me despidió. La persona que me utilizó y me abandonó. Aquellos —madre, padre, hermano, hermana— que me hirieron faltándome el respeto y deshonrándome. Debo elegir amarles y recibir voluntariamente sus quebrantos en mi corazón, limpio de todo resentimiento, frustración, enojo, venganza y odio, y sufrir con Cristo solo por Amor mientras oro por ellos, especialmente en el Sacrificio de la Misa. Peregrinación Tierra Santa, Jueves, día 8, 2/11/2017, en Getsemaní, ante de la roca en que Jesus oró: ​ Amor Crucificado ha sido llamado a PERMANECER Conmigo mientras sigo derramando lágrimas por Jerusalén; permanecer Conmigo en mi continua agonía por las almas, para participar Conmigo en la salvación del mundo, eligiendo diariamente recibir el quebranto de las almas que he puesto en sus vidas y sufriendo Conmigo por ellas. El tiempo de la gran destrucción se acerca, muchas almas se perderán, oirán el lamento de Jerusalén en todo el mundo. Tráiganme las almas víctimas para que sufran Conmigo a fin de obtener gracias de conversión para muchas almas, que de lo contrario se perderán. Crean en el poder de sus vidas ocultas sufriendo Conmigo. Jesús me ama mientras espera pacientemente, prisionero del tabernáculo, para que le abra mi corazón, para que me haga completamente vulnerable, que me despoje de mis vestiduras, mis máscaras y mi identidad falsa. Yo también debo amar con paciencia y expectante espera a que las almas más cercanas a mí abran sus corazones a Cristo. Debo elegir a diario vivir preso en el martirio oculto de Jesús y María, mientras sufro con fe expectante, por mí y por mi territorio de las almas. ​ Jesús recibe la negación y la traición de Pedro y Judas con una mirada de amor tierno mientras Sus lágrimas, unidas a las de María, suplican al Padre. Yo también debo mirar a aquellos que me han negado y traicionado con la mirada de amor de Jesús. Esto solo es posible si le permito al Espíritu Santo atraer mi corazón, herido y traspasado, al corazón herido y traspasado de Jesús, y a través del DOLOR que Él me permite sufrir, encontrar su mirada. ¡Entonces puedo contemplar a aquellos que me han traspasado a través de la mirada del Amor! ¡Dios es glorificado y la muerte no tiene poder! Solo cuando alguien valora el amor más que la vida, es decir, solo cuando alguien está dispuesto a poner la vida en segundo lugar por amor, es que el amor puede ser más fuerte, mas fuerte aun que la muerte. —Papa Benedicto XVI ​ Mis preciosos hermanos y hermanas, debemos RECORDAR quienes somos en Amor Crucificado acabamos de meditar sobre nuestra historia en nuestro encuentro y que Colombia lo haremos otra vez. El Señor nos ha pedido que ayudemos con la renovación de nuestros hermanos: el ejército de Dios para propiciar el Reino del Inmaculado Corazón de María con el nuevo Pentecostés y el Reino de Dios en la tierra. DEBEN montar sus caballos blancos🔗 y vivir sus sufrimientos siendo UNO con Amor Crucificado para que sus vidas, como la Espada del Espíritu de Dios, pueda luchar esta guerra y que el triunfo de Dios se cumpla en el mundo. 3/8/17 Demonios de lujuria, pornografía, vergüenza, orgullo, arrogancia y miedo a la intimidad. Estos demonios aún están actuando ... porque, desde el principio, ... han sido llamados a ser Mis guerreros de los últimos tiempos. (xx), entre otros, se ha preparado, y se están preparando para luchar contra estas legiones de Satanás. Ya he vencido a Satanás y a todos los principados de la muerte, a través del poder de Mi amor crucificado. Esos ángeles de la muerte solo pueden ser combatidos a por Mí, conmigo y en Mí, en el poder del Espíritu, a través de la Cruz. Estoy revistiendo a Mi soldado de luz con Mi humildad, pureza e inocencia infantil. Debe vivir conociendo su nada y su debilidad, porque soy Yo quien es todo: todo poder y fuerza. Reza por mayor confianza y abandono, para que la autoridad de Mi Espíritu pueda ser encendida en él, para expulsar a los demonios del infierno. La fuerza oculta de Mi pequeña semilla de mostaza (Comunidad AC) es el poder de la fuerza de Dios que se mueve a través de él. Mi (XX) será mi ejército santo para estos tiempos finales. 6/8/17 Mi pequeña, conoce que estoy complacido contigo porque has respondido al clamor de Mi voz. Mi pequeña, este es un tiempo de derramamiento de gracia para Mi pequeña semilla de mostaza. A cada uno de ustedes se le está dando la gracia de ser transformados en Mis hostias vivas para bendecir, liberar de ataduras y liberar innumerables almas. Véanse como Mis guerreros cabalgando hacia el horizonte. Esta santa flota es la luz del amor de Dios que tiene el poder de arrojar al infierno a los espíritus de las tinieblas que ahora están cubriendo la tierra. Mi triunfo será un gran triunfo logrado a través de la fuerza más oculta de Dios: el martirio oculto de Mi Sagrado Corazón y el Inmaculado Corazón de Mi Madre. Respondan sufriendo todo conmigo en Mi sacrificio de amor. Respondan con valor y celo, creyendo que Dios los ha elegido para participar en el triunfo de Mi amor crucificado para salvar al mundo. Crean que, como Mis guerreros, los anawims ocultos de Dios, han montado sus caballos y han comenzado a luchar en la gran batalla por la salvación del mundo. Permanezcan firmes, viviendo diariamente lo que les he enseñado. No tengan miedo, porque el triunfo de Mi Sagrado Corazón, a través del Inmaculado Corazón de María, está cerca. Propicien el triunfo de nuestros Dos Corazones. ​ Confía en las palabras que hablo en tu corazón y compártelas con perfecta fe y esperanza en el Dios que te ama. Ve en paz. ​ ¡¡¡¡¡“Animo”, mi familia!!!!! ¡Lucha con valentía, con tus ojos fijos en nuestro Amor crucificado, porque Él es nuestra fuerza para perseverar hasta el final como los santos guerreros de la luz de Dios! “Aquí hay un llamado para la perseverancia y la fe de los santos.” (Rev 13,10) ​ Lourdes †

  • Maternidad Espiritual Para Sacerdotes, 2019 | Amor Crucificado

    Maternidad espiritual para sacerdotes Presentado a sacerdotes y consagradas por Lourdes Pinto Alemania, febrero del 2019 Solo texto en español: D ESCARGAR Audios en español sobre el tema Este audio solo en inglés. Atrás

  • Sufrir Con | Amor Crucificado

    Suffer With Lourdes Pinto, to consecrated women — Rome, 2013 Solo en inglés Back

  • Propósitode las Revelaciones Privadas en el Camino Sencillo

    El Propósito de las Revelaciones Privadas y el Camino Sencillo Lourdes Pinto & Padre Jordi Rivero – 26 de Enero, 202 3 Traduce Ana María Prada Ver también: El Camino Sencillo de Unión con Dios: Visión general desde el corazón de Lourdes Pinto

  • La Eucaristía, la Cruz y COVID

    La Eucaristía, La Cruz y COVID–19 Abajo: audio, video y texto Parte II de la serie ​ La pandemia es una oportunidad para ser purificados y crecer en santidad, pero solo si la vivimos siendo UNO con Jesús en la Cruz y la Eucaristía. Ver también: El cardenal Müller juzga ‘pecado grave’ la negación de los sacramentos por la pandemia Nuestros Tiempos Son Decisivos –II: La Eucaristía, La Cruz y COVID–19 P. Jordi Rivero | 19 de agosto del 2021 Video 🎥 ​ ​ Se esperaba que el Mesías liberara a la humanidad de las dos cosas más temidas: el sufrimiento y la muerte. En cambio, Jesús eligió sufrir y morir en la Cruz. ¿Por qué? ​ Que es la cruz La cruz es un instrumento romano utilizado para dominar por el miedo. Detrás de esta táctica está Satanás que siempre la usa para infundir miedo a responder a la voz de Dios. Satanás también se acercó a Jesús con la Cruz para evitar que haga la voluntad del Padre. Pero Jesús venció al miedo con amor al Padre y a nosotros. Él hizo la voluntad de su Padre y abrazó el sufrimiento. Su acto de amor derrotó a Satanás. Así la cruz se convirtió en signo de Su victoria y una revelación de la naturaleza de la batalla que nosotros también debemos librar. Solo podemos hacerlo si somos UNO con Él en su amor. Jesús fue muy claro: “Jesús dijo a sus discípulos: «El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga.” (Mt 16, 24). Los cristianos, como Jesús, buscamos sanar y aliviar el sufrimiento. Pero, como Jesús, abrazamos el sufrimiento que encontramos en el camino de la obediencia a Dios. Es decir, nos comprometemos a amar y no arredramos por miedo al sufrimiento. El amor de Jesús actuando en nosotros echa fuera el miedo al sufrimiento y a la muerte. El amor no elimina el miedo, sino que lo conquista y no permite que nos gobierne. ​ Abrazar la cruz es la prueba decisiva del discipulado ​ El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden, pero para los que se salvan —para nosotros— es fuerza de Dios. (1 Corintios 1:18). El COVID-19 es una cruz El COVID ha matado a muchas personas y ha causado un sufrimiento incalculable. Ha traído división y ruina, aún en el seno de familias, cuando los miembros faltan al amor contra aquellos que toman una postura diferente sobre como enfrentarlo. ¿Cómo sabemos vivir la cruz del COVID-19? Sabemos como actuar atendiendo en oración a Jesús. Él pidió a sus discípulos en Getsemaní que lo acompañaran. Es el camino ineludible. Nuestro Getsemaní es donde acompañamos a Jesús: La Santa Misa y Su presencia Eucarística. Esta es nuestra prioridad. Jesús sabía que Satanás vendría por nosotros y, como remedio, quiso quedarse presente en la Eucaristía, para que pudiéramos permanecer firmes en el amor y conquistar la Cruz siendo UNO con Él. Él nos guía, quita nuestros miedos y nos da valor, no importa qué mal enfrentemos, qué cruz debemos abrazar. Sin la Eucaristía nuestra alma languidece, al igual que nuestro cuerpo sin alimentos. La Iglesia nos enseña que la Eucaristía es “fuente y cumbre de la vida cristiana”, por tanto, la Eucaristía es esencial para profundizar en la oración y escuchar al Espíritu y comprender a que nos enfrentamos. Así nos enseñó San Juan Pablo II: A través de la oración, especialmente a Jesús en la Comunión, comprenderás tantas cosas sobre el mundo y su relación con él, y estarás en condiciones de leer con precisión lo que se conoce como los “signos de los tiempos". Lo primero que Satanás quiere es negarnos es la Eucaristía Los discípulos se durmieron. Entonces, abrumados por el miedo, abandonaron a Jesús. El miedo que no es vencido nos domina, debilita y confunde a nuestro proceso cognitivo, y oscurece a nuestro espíritu, obstruyendo la capacidad de discernir. Como resultado, solo queremos evitar la cruz a cualquier costo. Nos dejamos llevar por las ofertas de soluciones fáciles. La crisis de COVID ha revelado la facilidad con que nosotros caemos en el miedo y lo abandonamos. Las iglesias permanecieron cerradas durante meses. Esta es una gran tragedia que nos ha debilitado en el momento más crítico de la batalla. ​ El ejemplo de los santos El argumento para cerrar las Iglesias ha sido proteger del contagio. Es comprensible desde el punto de vista humano. Se nos dice que las decisiones se toman “con abundancia prudencia”. Pero esta prudencia no es virtud, es la lógica del mundo, muestra el éxito de las amenazas del gobierno y del pánico que infunden los medios de comunicación que no dan las alternativas que existen sino aquello que nos lleva a lo que ellos quieren. Prestemos atención a la sabiduría de Dios que nos enseñan los santos. En todos los siglos y regiones del mundo, desde las catacumbas, los santos arriesgaron sus vidas por la Eucaristía. Muchos fueron martirizados. Son demasiado numerosos para contarlos. Algunos eran adolescentes, como el Beato Joan Roig de Barcelona. En 1936 los comunistas habían cerrado las iglesias, por lo que Joan Roig iba a las casas a escondidas para repartir la Sagrada Comunión. Sabía muy bien el peligro. A una familia que visitaba le dijo que sabía que los milicianos rojos estaban tratando de matarlo. Añadió: “No le temo a nada pues llevo al Maestro conmigo”. El día que los milicianos llamaron a su puerta, Joan consumió las hostias que tenía para protegerlas de ser profanadas. Lo llevaron al cementerio y lo fusilaron. Otros mártires de la Eucaristía eran hombres casados, como el Beato Pedro to Rot. Cuando los japoneses invadieron su país, Papúa Nueva Guinea, destruyeron la iglesia y arrestaron a los sacerdotes y religiosas. Pedro salvó el copón lleno de hostias para clandestinamente llevar la Eucaristía a las casas. Sabía muy bien el peligro. Fue arrestado y martirizado en 1945. Hay quienes pensarán que los mártires fueron imprudentes, pero ellos comprendieron lo que Jesús les pedía y que la fuerza oculta, el resto fiel unido a la Eucaristía tiene el poder de vencer a Satanás en la Cruz. Las mujeres con frecuencia nos dan ejemplo de amor y fidelidad a Cristo Eucaristía. El arzobispo Fulton Sheen contó la historia de la mártir que inspiró su devoción eucarística y cambió su vida: Durante el levantamiento de los boxers en China, a principios del siglo XX, los soldados irrumpieron en una iglesia católica, arrestaron al sacerdote y destruyeron el tabernáculo, esparciendo en el piso las 32 hostias que contenía. Esa noche, uno de los feligreses, una joven china, se coló en la iglesia y pasó una hora en Adoración ante las hostias, y luego consumió una de ellas. Hizo lo mismo todas las noches durante 32 noches, y fue en la última noche, después de haber consumido todas las hostias, que fue capturada y asesinada por uno de los guardias. El sacerdote, que los guardias tenían encerrado, pudo verla por la ventana y relatar el hecho. Estos testimonios muestran el cristianismo normal, el amor de los santos por la Eucaristía. Todos estamos llamados a ser santos. El Señor nos ha llamado en Amor Crucificado para ser sus víctimas de amor. Es lo que nos dice San Pablo: Hermanos, yo los exhorto por la misericordia de Dios a ofrecerse ustedes mismos como una víctima viva, santa y agradable a Dios: este es el culto espiritual que deben ofrecer. No tomen como modelo a este mundo. Por el contrario, transfórmense interiormente renovando su mentalidad, a fin de que puedan discernir cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, lo que le agrada, lo perfecto. Jesús, con la cruz llamada COVID-19, nos está dando la oportunidad de vivirlo. ¿Cómo hemos respondido hasta ahora? ​ ​ “¡Cuídense!” Durante la crisis del COVID-19 se escucha con frecuencia decir “Cuídese”, pero no parece que se refieran a la primera preocupación de los cristianos, que debe ser cuidar nuestra alma. El padre Henry Timothy Vakoc murió a causa de heridas sufridas en Afganistán cuando regresaba de celebrar la Santa Misa para los soldados en el frente. Él no tenía que estar en Afganistán y, estando allí, podía quedarse más seguro en la base militar. Le advertían del peligro, pero él decía: El lugar más seguro donde estar es en el centro de la voluntad de Dios, pase lo que pase Pido al Señor nunca olvidar sus palabras. Los mártires saben “cuidarse” pues tienen sus ojos en el amor de Dios y en su voluntad. Están verdaderamente a salvo en la voluntad de Dios. Como católicos, intentamos cuidar del peligro del virus a todos y a nosotros mismos. Pero hay riesgos que debemos estar dispuestos a asumir. También hay muchos santos que vivieron durante plagas mucho peores que el COVID-19. ​ ¿Cómo respondieron? Entre ellos, San Rocco, San Bernardino de Siena, que a los 17 años se hizo cargo del hospital de su ciudad durante una plaga tan mortal que muchos pensaban que era el fin del mundo. San Carlos Borromeo Obispo de Milán. La plaga de la década de 1570 mató al 30 % de la población del norte de Italia (COVID-19 tiene una tasa de supervivencia de 99,74 % entre los contagiados). Mientras las autoridades civiles huían de la ciudad, San Carlos, regresando de un funeral, entraba en ella. No descuidó el uso de los remedios disponibles, pero dijo que la única cura era rezar y hacer penitencia con más piedad que antes. En vez de cancelar las misas, añadió más y las trasladó al aire libre. San Carlos organizó procesiones eucarísticas. Las procesiones en tiempo de epidemia son una antigua tradición. Por ejemplo, en el año 590 A.D., Roma sufrió una terrible plaga y el papa San Gregorio imploró el auxilio de los ángeles. Él era consciente del peligro, ya que su predecesor había muerto la misma epidemia, pero seguía celebrando misas y haciendo procesiones por las calles. Durante una de ellas, se aparecieron ángeles cantando el “Regina Cœli” a la Virgen que estaba en su trono sobre ellos. San Miguel arcángel, que estaba sobre lo que hoy se llama Castel Sant’Angelo, desenvainó su espada y la plaga cesó. Era el 25 de abril y desde aquel día se celebra cada año la procesión. San Carlos Borromeo dio este consejo al clero: Tomen en consideración la plaga del alma más que el contagio del cuerpo que, por muchas razones, es menos pernicioso”. San Carlos se ofreció como víctima expiatoria por los pecados de su pueblo. Salía todos los días a visitar a los enfermos y moribundos. Dijo a la gente: “Saldré entre ustedes todos los días, por los enfermos. A los sacerdotes que tenían miedo de ministrar les dijo: Tenemos una sola vida y debemos gastarla por Jesucristo y las almas, no como queramos". En Milán las muertes por la plaga fueron menores que en otras ciudades. San Carlos comentó: “No por nuestra prudencia, que se quedó dormida. No por la ciencia de los médicos que no pudieron descubrir las fuentes del contagio y mucho menos una cura. No por el cuidado de las autoridades que abandonaron la ciudad. No, mis queridos hijos, sino solo por la misericordia de Dios”. Hermanos, solo tenemos una vida que vivir. No nos dejemos paralizar por el miedo. Escuchemos la guía del Señor. Si esta meditación ha movido tu corazón, mira a Jesús crucificado y no lo abandones en la Eucaristía. ​ Atrás

  • Como Puede Ser | Love Crucified

    COMO PUEDE SER How Can It Be Letra y música: Maria Hickein ​ ​ Como puede ser... How can it be... ​ Que Tu infinito y que Tu eterno se sometan That Your infinite and Your eternal submit ​ A esta criatura tan pequeña e imperfecta To this creature so small and imperfect ​ Que el todo AMOR no se resista y se me ofrezca.... That He who is all LOVE does not resist and offers Himself to me... ​ Cómo puede ser.... How can it be... ​ Que siendo el Verbo ahora me hable Tu silencio That being the Word now speaks to me in Your silence ​ Que toda Tu divinidad se haga misterio That Your divinity becomes mystery ​ Dios que me esconde Su grandeza, humilde y tierno... God who hides His greatness, humble and tender... ​ Te vengo a rescatar I come to rescue You ​ a liberarte de Tu cárcel de cristal to free you you from Your crystal prison ​ A ser consuelo y compañera en Tu dolor To be consolation and companion in Your sorrow ​ A acariciarte con mi canto y con mi voz To caress You with my song and with my voice ​ Eterna soledad Eternal solitude ​ del hombre Dios que no me quiso abandonar of the man God that did now want to abandon me ​ Que por dejarse consumir se torna en pan That to be consumed turns into bread ​ Se hace pequeño para así enseñarme a amar... He becomes small to teach me thus to love... ​ Cómo puede ser.... How can it be... ​ Que el Dios eterno me esté dando el corazón That the eternal God is giving me His heart ​ Que me suplique le acompañe en Su pasión That He begs me to accompany Him in His passion ​ Que Me confiese estar sediento de mi amor That He confesses to be thirsty for my love ​ Cómo puede ser... How can it be... MÚSICA

  • Perdon Padre Bueno | Love Crucified

    Perdón Padre Bueno Forgive Good Father Letra y música (lyrics and music): Maria Hickein ​ ​ No Te conocemos, pero te tememos, vamos huyendo de Ti We don't You, but we fear you, we go on running away from You ​ Oh Padre generoso y bueno, cuánto Te hacemos sufrir Oh generous and good Father, how much we make You suffer ​ Ya es hora de que cambiemos, nuestra forma de vivir It's time for us to change our way of life ​ Solo Te pedimos, incluso exigimos que aceptes nuestra voluntad We only ask, and even demand, that you accept our will ​ Hijos tercos y obstinados, que no se dejan guiar Stubborn and obstinate sons, who don't let themselves be guided ​ Y en Tus amorosas manos no queremos descansar And in Your loving hands we don't want to rest ​ No reconocemos que eres Padre tierno que toda Tu esencia es AMOR We don't recognize that you are a tender Father, that Your entire essence is LOVE ​ Y a Ti te culpamos cuando fracasamos y no Te pedimos perdón And we blame You when we fail and we don't ask you forgiveness ​ ​ PERDÓN, Padre Bueno PERDÓN... FORGIVE, Good Father FORGIVE... ​ Apelo a Tu compasión, apelo a Tu Misericordia, I appeal to Your compassion, I appeal to Your mercy ​ Mi confianza está en Tu Amor My confidence is in Your Love ​ No hay nada que me separe de recibir Tu PERDÓN (bis) Nothing keeps me from receiving Your FORGIVENESS (bis) ​ ​ 21 de Octubre 2019, Monastery of Bethlehem Livingston Manor NY MÚSICA

  • Confianza: ¿Estaría Jesús Impresionado con Tu Confianza?

    Confianza: ¿Estaría Jesús impresionado con tu confianza? Fr. Ron Sciera – 13 de septiembre del 2019 Back

  • El Sufrimiento Prolongado nos Perfecciona en el Amor

    El Sufrimiento Prolongado Nos Perfecciona en el Amor Lourdes Pin to — 22 junio, 2023 Arriba Mediante la gracia del sufrimiento prolongado (longanimidad), ustedes se perfeccionan en el amor si permiten que el Espíritu saque a la luz de su conciencia las tinieblas que habitan en cada uno de sus corazones. Esta enseñanza explica, a través de las vidas de Tobit y Sara, cómo Dios utiliza la longanimidad para perfeccionarnos en el amor.

  • Regnum Christi 2020 | Love Crucified

    Encuentro Amor Crucificado para Regnum Christi Medellin, Colombia, 2020 María es la puerta el corazón de Jesús Comenzamos con el rosario. Memorare... El Señor desea transformar nuestros corazones y liberarnos, pero Sus caminos no son nuestros caminos. ¿Estamos dispuestos a renunciar a nuestra forma de ser —forma de pensar, de percibir, de planear, de calcular, de controlar — para abrirnos a algo diferente, nuevo, un camino que nos resultará incómodo y nos hará vulnerables? Debemos saber que estamos ciegos, sordos, que nuestros corazones están rotos. Entonces, debemos ser como niño y permitir que Jesús nos lleve de la mano, como el ciego de Marcos 8,22. Las heridas, desórdenes y patrones de pecado pueden ser tan profundos en nosotros que la sanación es un proceso, “otra vez El impuso sus manos sobre sus ojos”. Al final, es por medio de la intensidad de la mirada de Jesús que el ciego pudo ver “todo con claridad.” La obra transformadora del Espíritu nos lleva a una profunda pero dolorosa sanación, liberación y despertar. Podemos decir que es una iluminación. Solo es posible para quienes son humildes, dóciles y tienen el valor de hacerse vulnerables a los caminos de Dios, que nos son los nuestros y que nos pueden hacer sentir extremadamente incómodos. Papa Benedicto XVI ( Camino Sencillo p.8) “El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado” (Rom 5,5). Sin embargo, no es suficiente conocer al Espíritu; debemos acogerlo como guía de nuestras almas, como “Maestro de la vida interior" que nos adentra en los Misterio de la Trinidad, porque solo El puede abrirnos a la fe y permitirnos vivir cada día en plenitud. El encuentro se basa en el Camino sencillo de unión con Dios, disponible aquí: Continua a pg.2 Página de inicio

  • La Llamada – Comunidad Amor Crucificado

    Suffer ALL with Me, no longer two but one, in My sacrifice of love. La Llamada "¿Quieres ser mi alma víctima?" Nuestro Señor habló por primera vez estas palabras a una esposa y madre, sencilla y ordinaria, mientras peregrinaba con su familia en Medjugorje en 2006. Fue allí, con su respuesta de entrega total, amor y confianza, que comenzó la misión de esta obra. A través de una serie de inspiraciones interiores y la guía de un confesor experimentado, se formó la Comunidad Amor Crucificado. ​ Su misión es traer al Señor almas víctimas para estos tiempos decisivos. El Camino Sencillo de Unión con Dios es la obra escrita de formación espiritual de Dios para aquellos que responden, para convertirse en víctimas de amor. Nos invita a entrar en el poder oculto de Dios, que es su amor. El Señor nos dio este lema: «Súfrelo todo Conmigo, siendo ya no dos sino uno, en Mi sacrificio de amor.» ​ Extractos tomados del Camino Sencillo de Unión con Dios (Camino Sencillo): ​ La luz de Jesucristo es el amor que sufre todo Solo el amor irradia la luz de Dios, porque Su luz es amor… que sufre por todos y con todos. … Recibe Mis llagas, el pecado, el quebranto y la opresión de tus hermanos, para que puedas irradiar Mi luz en la oscuridad. Esto es amor. El amor del mundo es egoísta y egocéntrico, pero el amor de Dios es abnegado. (Camino Sencillo # 88 p. 243) Tu vida ahora tiene el poder de Dios Es la Luz de Dios la que extinguirá la oscuridad de Satanás. …has entrado en el poder oculto de Dios. Tu vida tiene ahora el poder de Dios. Es por medio de tu amor en el sufrimiento que tu vida conquistará las fuerzas del mal. Vive en Mi Fuerza Oculta, pasando desapercibida ante todos, pero vista por Abba, nuestro Padre. Cree en quien eres por la misericordia de Dios que te ama... Ahora, NOSOTROS —ya que realmente nos hemos hecho UNO— debemos entrar en los dolores del Calvario para la salvación de muchos (Camino Sencillo # 89 p. 244) Identidad de una Madre de la Cruz Identidad de un Misionero de la Cruz

  • Fotos Misones– Amor Crucificado

    Missions Regnum Christi, Colombia, 2020 Carmelite Monks, Colombia, 2020 Atrás

  • Vuelvo a Respirar | Love Crucified

    VUELO A RESPIRAR I Breathe Again Letra y música: María Hickein ​ Caminando sin rumbo, y sin dirección Walking aimlessly, and without direction Ocultando las penas evitando el dolor Hiding sorrows while avoiding the pain Llenando los silencios con cualquier adicción, Filling the silences with any addiction, con cualquier distracción... with any distraction ... Para sobrevivir, sin sentir, sin amar To survive, without feeling, without loving He aprendido a fingir falsa felicidad I have learned to pretend false happiness ¿Qué buen samaritano me vendrá a rescatar, de tanta oscuridad? What good Samaritan will come to rescue me, from so much darkness? Quiero desenterrar mi alma, poder recuperar la calma I want to unbury my soul, to recover the calm y regresar al Camino que no quise andar and return to the Path I did not want to walk Quiero descongelar mi vida I want to unfreeze my life Volver al punto de partida Return to the starting point Y aunque me den por muerta, volver a respirar. And even if they take me for dead, breathe again. Qué terrible agonía alejada de Dios, What a terrible agony is to be far from God, En esta guerra fría que viví en mi interior, In this cold war that I lived inside myself, Donde la tempestad me venció, me arrastró, me dominó Where the storm overcame me, dragged me, conquered me Noche oscura del alma donde vine a caer Dark night of the soul in which I fell Callejón sin salida donde me fui a meter Dead end where I ended up Que una mano tendida me venga a socorrer, me devuelva la fe... May a hand reach out to rescue me, to restore my faith Para ir desenterrando mi alma, To unbury my soul, Y recuperando la calma and recover the calm Volviendo a hacer el camino, que no quise andar... Returning to the Path I did not want to walk... Para ir descongelando mi vida To unfreeze my life Volviendo al punto de partida Returning to the starting point Y aunque me den por muerta, vuelva a respirar And even if they take me for dead, breathe again. Voy cavando a fondo, queriendo encontrar I dig deep, seeking to find esas viejas heridas que quise ocultar those old wounds that I wanted to hide Tantos miedos y angustias que aún me hacen huir de la Verdad So many fears and anguishes that still make me flee from the Truth He salido al rescate de mi corazón, I have gone out to rescue my heart, He iniciado el combate, comenzó la misión I started the fight, the mission began Si he vivido en tinieblas y en desolación If I have lived in darkness and in desolation Hoy sé que hay redención Today I know that there is redemption Estoy descongelando mi alma, I´m unfreezing my soul, voy recuperando la calma I'm recovering the calm Volviendo a hacer el Camino que no quise andar... Returning to the Path I did not want to walk... Estoy desenterrando mi vida I´m unburying my life, Volviendo al punto de partida Returning to the starting point Y aunque me di por muerta, vuelvo a respirar... And, though I thought I was dead, I breathe again... Vuelvo a respirar. I breath again. MÚSICA

  • Martirio del Corazón | Amor Crucificado

    Martirio del Corazón en la Vida Ordinaria y Oculta Lourdes Pinto – 25 de enero, 2014 Back

  • Camino a Tí – Canción

    CAMINO A TI Path to You Texto y música: María Hickein ​ Me has dado el camino a Ti, a Tu corazón. You have given me the path to You, to Your heart. Camino sencillo... de unión con mi Dios. The Simple Path... to union with my God. Y es Tu pecho traspasado, es la herida en Tu costado donde voy... And it is Your pierced heart, it is the wound at Your side where I go... Son Tus llagas, Tus heridas dónde encuentro nueva vida, donde soy... They are Your wounds, the wounds where I find new life, that´s where I go... Tu compañera de amor, la que consuela Tu dolor Your love companion, that consoles Your pain Que Te acuna entre sus brazos That cradles you in her arms ¡Te recibe en su regazo en Tu pasión de amor! Receives You in her bosom in Your passion of love! Soy Hostia viva por Ti, Cáliz de vida para Ti I am a living host for You, chalice of life for You Me hago amor entre Tus brazos I become love in Your embrace Ya no vivo yo, eres Tú... quien vive en mí... I no longer live, it is You... who lives in me... En mí... In me... Abriste el camino a Ti, a Dios Trinidad you opened the path to reach You, to God-Trinity Amor que Te dejas ver, Te dejas tocar. Love that lets itself to be seen, to be touched. Eres puerta a la esperanza, You are the door to hope , ¡Eres una nueva alianza y nueva luz! You are a new covenant and a new light! Y si Tú eres mi camino And thus, You are my path Mi victoria, mi destino está en Tu Cruz My victory, my destiny is in Your Cross Mi compañero de amor, el que consuela mi dolor My companion of love, the one who consoles my pain Y en el fuego de Tu abrazo and in the fire of Your embrace Me consumo y nace un nuevo corazón... I am consumed y a new heart is born... ¡Mi Dios! Custodia viva por Ti, My God! Living monstrance for you Fuerza escondida junto a Ti... Hidden force one with You... Me hago amor entre Tus brazos, I become love in Your embrace Ya no vivo yo, eres Tú... quien vive en mí… I no longer live, it is You... who lives in me... En mí... In me... ​ MÚSICA

  • Alerta y Despierta

    Alerta y Despierta Retiro del Padre Jordi Rivero, 23 de julio, 2022 Notas disponibles en PDF y Word Despierta y Alerta –I Energía y lógica humana VS. Mente transformada Despierta y Alerta –II El Reto de la Iglesia en tiempo de persecución Despierta y Alerta –III El Testimonio del Beato Franz Jaggerstatter y su importancia para nosotros La esposa e hija de Franz Jaggerstatter rezan ante la tumba de Franz –(Foto Oct 7, 2008, visita a Radegund del P. Jordi Rivero) Alerta y Despierta –IV Eucaristía Atrás

  • Alianzas | Comunidad Amor Crucificado

    Alianzas 2012-2013 Estados Unidos Fr. Ron Sciera, 20 de abril del 2012 en Georgia Ammie DeGrange, 8 de Septiembre de 2012 en Washington Patricia Sánchez, 13 de Septiembre de 2012 en Miami 2014-2015 Estados Unidos ​ Ana Segovia, 22 de Marzo de 2014 Ivette González, 22 de Marzo de 2014 Juliana García, 22 de Marzo de 2014 Adrian Marrero, 29 de Mayo de 2014 en Miami Héctor Ramos, 29 de Mayo de 2014 en Miami Bernardette Alfonso, 13 de Marzo de 2015 Atrás Siguiente

  • Donaciones – Amor Crucificado

    Dios le bendiga por su generosidad.

  • Comunidad y Comunión – Amor Crucificado

    Communion and Community Fr. Jordi Rivero A Longing of the Heart ​ The deepest longing of our hearts is for communion: to be known, understood and loved and to know, understand and love others. We long communion because God, who IS communion of persons, created us in His image, to be one with Him and with our brothers and sisters. ​ Christ the Beloved ​ Our primary desire is for communion with someone who can fulfill our deepest longing; someone who, knowing our brokenness and ugliness, still loves us and treasures us; a person with whom we can be who we are and who helps us to heal and to develop to our full potential; a person who can quench our thirst for love, truth and understanding. This person is Christ. Any other relationship, if not rooted in Christ, will prove to be insufficient. Our wounds and sinfulness, as well as those of others, blocks communion from going deep. Our soul longs for the perfect love that is God. ​ Let Go of Our Control ​ Having heard that Christ loves us is not enough. We need to respond and enter the experience. It is true that He loves us even before we respond, but unless we do, He cannot take possession of our lives. Then communion with Him is impossible. A man cannot marry a woman, no matter how much he loves her, unless she responds. Jesus the Groom is waiting and thirsting for our love. We could think that responding to the perfect Lover is easy. We may even think that we are responding when we are only giving him a token. The problem is that we are afraid of surrendering our control even to Him. We are afraid of a lover so radical that He dies on the Cross. We fear that He may take us there. Like Peter, we believe we love Him with all our hearts but, when we are tested, we distance ourselves from Him. ​ Christ is Head and Body ​ Communion with Christ cannot exist without communion with His Body. "If any one says, “I love God,” and hates his brother, he is a liar; for he who does not love his brother whom he has seen, cannot love God whom he has not seen" (1 John 4:20). When Christ is our life we see Him in each person and in the community. It is in only in communion with others that we can go deep and discover the truth about ourselves, be forgiven and healed. ​ Family and Church ​ The first community where God places us is our family. St. John Paul II called it the "domestic church". It is primarily in our family that we are known, understood and loved, thus finding communion and developing into mature persons. However we also need a bigger spiritual family to grow to fullness in Christ. That community is the Church, the Body of Christ, the source of life for all families. Without the Church the family is impoverished and succumbs to the world. ​ Covenant Communities Covenant Communities are part of the "ecclesial movements" of the Catholic Church which, according to Cardinal Ratzinger (Benedict XVI), have a history dating back to the IV Century. The movements seek to live "an integral form of Christianity, a Church that is obedient to the Gospel and that lives by it" -Cardinal Ratzinger, Ratz, EMTR ​ What is the difference between covenant community and a group that gathers to pray or to do ministry? Members of these communities not only do something together, they enter a covenant, that is, they commit themselves to God and to each other to walk with Christ as a family, according to the charism of the community. ​ In community we find communion by opening our hearts to each other to know and be known, to understand and be understood, to love and be loved. This means that we pass from theory to practice and that we can persevere together through trials, joys and sufferings. ​ The Lord gives each community its a particular spirituality and mission within the Church. For example, the spirituality of the Love Crucified Community is a path to union with Jesus Crucified, to become victims with the Victim and to be the bride united to the Bridegroom in His Passion. ​ Why do we need movements and communities if we already have the Church and parishes? Cardinal Ratzinger writes: The movement to follow Christ in an uncompromising fashion cannot be totally merged with the local Church. ...The monastic community that Basil founded is likened by Gribomont to a kind of leaven: a “small group for the vitalization of the whole”; he does not hesitate to call Basil “the founding father not only of the teaching and hospital orders, but also of the new communities without vows”. Ratz. ​ There is the enduring basic structure of the Church’s life, which is expressed in the continuity of her institutional structure throughout history. And there are the ever new irruptions of the Holy Spirit, which continually revitalize and renew that structure. Ratz, EMTR>>> The Franciscan awakening in the thirteenth century probably provides the clearest instance of what a movement is: movements generally derive their origin from a charismatic leader and take shape in concrete communities, inspired by the life of their founder; they attempt to live the Gospel anew, in its totality, and recognize the Church without hesitation as the ground of their life without which they could not exist. Ratz. ​ Pope Benedict XVI told members of the ecclesial movements and new communities: ​ Down the ages Christianity has been communicated and disseminated thanks to the newness of life of persons and communities capable of bearing an incisive witness of love, unity and joy. This force itself has set a vast number of people in "motion", from generation to generation. ...Today, the Ecclesial Movements and New Communities are a luminous sign of the beauty of Christ and of the Church, his Bride. You belong to the living structure of the Church. Ratz, EM. ​ Cardinal Ratzinger saw the movements as a work of the Spirit that needs to be received with gratitude and discernment: ​ The apostolic movements appear in ever new forms in history—necessarily so, because they are the Holy Spirit’s answer to the ever changing situations in which the Church lives. And just as vocations to the priesthood cannot be artificially produced, cannot be established by administrative diktat, still less can movements be established and systematically promoted by ecclesiastical authority. They need to be given as a gift, and they are given as a gift. We must only be attentive to them. Using the gift of discernment, we must only learn to accept what is good in them, and discard what is bad. ...the Church has always succeeded in finding room for all the great new awakenings of the spirit that emerge in her midst. Nor can we overlook the succession of movements that failed or that led to painful schisms. Ratz, EMTR ​ According to St. John Paul II, "‘Ecclesial movements’ ...represent a true gift of God both for new evangelization and for missionary activity”. (Encyclical Letter Redemptoris Missio, no. 72). ​ The Personal Dimension ​ The light and the love that we recieve from our brothers and sisters that are rooted in the faith and committed to tell us the truth about ourselves, enables us to make our own decisions, Becoming a community, and the building up of the community, does not exclude the personal dimension, indeed it demands it. Only when the person is struck and penetrated by Christ to the depths of his or her being, can others too be touched in their innermost being; only then can there be reconciliation in the Holy Spirit; only then can true community grow. -Cardinal Ratzinger Overcoming Difficulties ​ We want communion with Jesus but we are afraid of community, yet one cannot be without the other. Community is the body where communion can be realized. But we have all been hurt in relationships and we are afraid that we may be hurt again. We see community as a risk that may end up proving that the love we long for is not really possible. When community relationships make us suffer, as they inevitably will, we are tempted to run away from it. Them we try to justify ourselves by saying that community is not necessary. ​ Communities need to foster a strong Catholic identity and be attentive to what the Spirit is doing in Church. Members of covenant communities, like all Catholics, belong to parishes and serve in ministries as their vocation permits. Likewise communities need to be at the service of families so that they have the support of a body that is living deeply the life of Christ. Family life and events take precedence over those of the community. Jesus is calling us to follow Him to the Cross. He teaches us that love means to be willing to suffer for others. Yes, community is difficult and yes, we can be hurt, but it is also in community, often through suffering, that we find healing and hope. If we allow fear to keep us away from community, we fall for the lie that tells us that we can have communion without real community. The meaning of community is then diluted to the point that any grouping of persons is called "community." ​ As the tide of secularism and outright hate for Christ increases, it should become more evident that we need Christian communities where the Lord gathers His faithful remnant, to form and protect us and to make us His witnesses. Pope Francis wrote: ​ If something should rightly disturb us and trouble our consciences, it is the fact that so many of our brothers and sisters are living without the strength, light and consolation born of friendship with Jesus Christ, without a community of faith to support them, without meaning and a goal in life. -Evangelii Gaudium, n. 49 Back

  • Sufrimiento Puro | Amor Crucificado

    Pure Suffering Lourdes Pinto – January 12, 2017 Solo en inglés 4 steps to fruitful suffering: 1.Thank God 2.Accept 3.Suffer with Christ 4.Intercede. 🔗Ver Texto Nota : Son notas suplementales. Para obtener mejor compresión de esta enseñanza recomendamos el audio. Back

  • Camino Sencillo desde el corazón de Lourdes – Amor Crucificado

    Camino Sencillo de Unión con Dios. Una visión general desde el corazón de Lourdes Audio solo en inglés ​ El Camino sencillo de Unión con Dios: una visión general desde el corazón de Lourdes a los contemplativos de San José, 25/9/21 Oración inicial En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Jesús, te adoramos, te alabamos y te agradecemos por esta oportunidad de estar juntos. Te agradezco la inmensa alegría, el regalo de conocer a estos hermanos y hermanas de California por primera vez. Te agradezco por esta tecnología que nos permite reunirnos. Mi Señor, sabemos que tiene un plan perfecto para este momento; por eso, nos sometemos totalmente a tu Sagrado Corazón, al Inmaculado Corazón, nuestra Santísima Madre en unión con San José. Me abandono totalmente como tu vasija insignificante para que tú, Jesús, y nuestra Santísima Madre puedan hablar lo que quieran a estos hermosos hijos e hijas vuestros, que este tiempo juntos sea para la gloria de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, y para seguir abriendo nuestro corazón, para permitir que el Espíritu Santo nos transforme como hombres y mujeres a imagen y semejanza de Dios para que ese amor triunfe a través de nosotros. Madre Santísima, cúbrenos con tu manto en este sábado, tu día, tu manto de pureza, abre nuestros corazones para escuchar qué es lo que quieres que escuchemos, y abre la boca de María y la mía para hablar lo que tú quieras decir. Cubre estos medios de comunicación y a cada uno de nosotros con la Preciosa Sangre de tu Hijo y protégenos de las trampas del diablo. Amén. Introducción Betty me invitó a hablar con ustedes y me pidió que comenzara dando un testimonio y explicando el Camino Sencillo de Unión con Dios que muchos de ustedes tienen, qué es este Camino y cómo surgió. Entonces, comencé a orar, como siempre: mi Señor, ¿qué quieres que les diga a estas hermosas almas? El Señor no puso absolutamente nada específico en mi corazón, pero un sacerdote jubilado que vive con mi familia me dio un versículo de la Biblia esta mañana y dijo: "Esto es lo que el Señor quiere de ti, Lourdes, es de Mateo 10:19": No se preocupen de cómo van a hablar o qué van a decir: lo que deban decir se les dará a conocer en ese momento. Entonces, me di cuenta de que necesitaba tener vulnerabilidad. Soy maestra y estoy acostumbrada a dar enseñanzas muy organizadas que el Espíritu inspira, como sabe María. Entonces, creo que esta es la primera vez que vengo a un grupo sin papel ni notas, para hablarles desde el corazón, para que yo me quite del camino y nuestro Señor y nuestra Santísima Madre puedan decir a cada uno de ustedes lo que quieran a través de mí. Permítanme comenzar presentándome. Mi nombre es Lourdes Pinto; Tengo 43 años de estar casada con Pedro; tenemos ocho hijos: siete hijos y una hija. Ella es nuestra octava, el regalo de Nuestra Señora de Guadalupe para nosotros, por eso su nombre es Lourdes en honor a nuestra Santísima Madre. Mi esposo y yo estamos esperando a nuestro decimocuarto nieto. María, ¿quieres hacer una pequeña introducción? MARÍA: He estado al lado de Lourdes durante mucho tiempo. Antes de empezar con Amor Crucificado, el Señor ya había puesto en mi corazón que necesitaba acompañar a esta bella dama a donde fuera. Mi nombre es María Hickein. Empecé con ella como una madre que educa a sus hijos en casa. También estoy casada y soy abuela. Tengo siete hijos, cinco de ellos adoptados. Dos rusos, un ucraniano, dos afroamericanos, un español y uno nacido en los Estados Unidos, así que tengo un poco de todo en mi corazón y en mi hogar. Puedo decir que las enseñanzas del Amor Crucificado le han dado sentido a mi vida. Le digo al Señor, "gracias por darle sentido a mi vida, por todo lo que Dios conectó". El Señor nos llama desde el momento en que nos concibe, así que solo es cuestión de juntar cada pequeña parte para entender quiénes somos. LOURDES: Amor Crucificado: los comienzos El Señor me había preparado para este llamado a través de una hermosa beata; tal vez muchos de ustedes la conozcan, la Beata Conchita, mística mexicana, esposa y madre. Una amiga me dio uno de sus libros en 2004, y ese fue el comienzo de la obra del Espíritu Santo en mi corazón. Empecé a enamorarme de Jesús crucificado. Él se convirtió en mi uno y mi todo, y comenzamos un hermoso y profundo camino espiritual. Recibí la llamada en 2006; eso fue antes de que la comunidad comenzara en 2008. Pedro y yo, con seis de nuestros hijos, estábamos en una peregrinación que terminó en Medjugorje. Allí, una madrugada, mientras mi esposo y mis hijos aún dormían, escuché una invitación muy clara en mi corazón. Hasta entonces no sabía lo que era escuchar la voz de Dios tan claramente en el corazón. Fue una invitación muy breve. Escuché al Señor decirme: "¿Serás mi alma víctima?" En ese momento —siento que Dios siempre nos prepara de antemano— dije, “sí”. Dije que sí de la manera más sencilla de mi corazón como madre. María es mi madre, y dije, “es la madre víctima unida a su hijo; si realmente quiero seguir a Jesucristo y seguir a su madre, digo 'sí'”. Entonces, sin tener la menor idea de a qué estaba dando mi sí, sin entender qué era la invitación o qué significaba ser un alma víctima, simplemente dije "sí". A partir de ese sí, de ese simple sí, comenzó todo este camino. Ese fue el comienzo del Camino Sencillo de Unión con Dios. El Señor comenzó a formarme en el tipo de víctima que Él específicamente quiere para estos tiempos decisivos. Guerreros Me asombró que las palabras del Señor en mi corazón comenzaran a llegar en lenguaje militar: Estoy formando a mis guerreros para estos tiempos decisivos; Estoy formando mi ejército de hombres y mujeres valientes de todos los ámbitos de la vida, de todas las diferentes órdenes de todas las diferentes comunidades religiosas para ser mi ejército, para ser el ejército de nuestra Santísima Madre para librar la gran batalla que está sobre ustedes. Este era el tipo de voz que me llegaba a mi corazón, pero necesitaba una formación profunda y comencé a recibirla. En 2008, sin siquiera planearlo, la comunidad de Amor Crucificado comenzó con, creo, cuatro de nosotros orando juntos. El padre Jordi es el sacerdote padre fundador conmigo. El Señor me unió a él en busca de dirección espiritual y, a través de su guía, todo comenzó. A continuación, el Señor nos pidió que escribiéramos el Camino Sencillo porque es para toda la Iglesia. El Camino Sencillo: una experiencia de vida en Cristo En Amor Crucificado nunca hemos reclutado ni recaudado fondos. No tenía idea de cómo vendrían más Madres de la Cruz. Sin embargo, hoy les puedo decir que tenemos Madres y Misioneras de la Cruz de diferentes estados de Estados Unidos, México, Colombia, España, Suiza y Honduras. El Señor comenzó a expandir Su obra. Entonces, el Camino Sencillo es una experiencia de vida. Siempre les digo a todos que no es un libro lo que lees, tiene la forma de un libro, pero es una forma de vida que vives. La meta del Camino Sencillo, dice el Señor, es sencilla, pero vivirlo es muy difícil para los humanos porque, debido a nuestras heridas y nuestros quebrantos, somos muy complicados. Pero Dios es sencillo. Dios conocía los tiempos difíciles en los que nos llamó a vivir, y quiso formarnos para ser transformados en Cristo y por Cristo en la unidad de la Santísima Trinidad. Quería que viviéramos esta unión profunda con Dios aquí en la tierra, para experimentar personalmente con Él su bondad, amor, misericordia, poder y majestad aquí en la tierra. También quiere guerreros formados para la batalla que ahora ha comenzado en el mundo. Profundizando en el corazón para vaciarnos y unirnos a Él El objetivo del Camino Sencillo de Unión con Dios es llevarnos profundamente a nuestro corazón y abrir nuestros corazones de manera que Dios pueda comenzar a purificarnos, a vaciarnos de toda nuestra oscuridad, de todas las mentiras que hemos creído sobre nosotros mismos. ¿Por qué? Porque todo eso bloquea la unión con Dios. Cuanto más dejamos que Dios nos purifique, nos limpie, nos vacíe, más velos caen de los ojos de nuestro corazón para que podamos vivir cada vez más en unión profunda con Él, conociéndolo en el santuario de nuestro corazón, que el Catecismo de la Iglesia Católica llama nuestra conciencia. El Camino comienza con María llevándonos a la Cruz El Señor comenzó uniéndonos a nuestra Santísima Madre a través de la consagración a ella. Solo con María podemos alcanzar la Cruz, y solo a través de la Cruz podemos entrar en la plenitud de la unión en el poder del Espíritu Santo. Es por eso que Satanás ha hecho tanto para asustar a la gente acerca de la Cruz. Yo era muy inocente cuando comencé esta misión. Sabía que todo sacerdote es ordenado sacerdote y víctima, sin embargo, para mi gran sorpresa, descubrí que la mayoría de los sacerdotes, en el momento en que yo mencionaba "alma de víctima", no querían escuchar más. No entendían, y eso fue un misterio para mí. ¿Cómo puede ser que nuestros sacerdotes, que son ordenados sacerdotes y víctimas, no tengan idea de lo que significa y cómo vivir la dimensión de víctima de su sacerdocio, que es donde está el mayor poder? El Señor me ha dado la oportunidad de conocer a muchos sacerdotes de diferentes órdenes religiosas que han encontrado en el Camino un medio para comprender cómo vivir la dimensión de víctima en su sacerdocio en una vida regular y ordinaria. Entonces esa es una de las bendiciones. Después de nuestra consagración, nuestra Santísima Madre nos recibió y nos llevó a la cruz, al igual que a María Magdalena, a las otras santas mujeres y a San Juan. Muy pocos fueron a la Cruz, pero los que se unieron a nuestra Santísima Madre sí. San Luis de Montfort nos dice que Jesús tiene muchos amigos del banquete, pero muy pocos amigos de la Cruz. Por eso veo cada vez más que hay pocos hombres y mujeres que de verdad se hayan transformado. Tenemos muchos hombres y mujeres buenos, tenemos muchos sacerdotes buenos, pero nos faltan hombres y mujeres transformados, que es lo que el mundo necesita ahora. Esto es lo que nuestro Señor desea: que seamos hombres y mujeres con el coraje de entrar en lo más profundo de nuestro corazón para ver las partes más feas de nosotros mismos, la oscuridad dentro de nosotros que nos gustaría mantener escondida. Qué fácil es ponerse máscaras, pero qué difícil es permitir que el Espíritu Santo nos quite las máscaras, que quite toda nuestra falsedad, que nos lleve a estar totalmente desnudos ante nuestro Dios, para que Él pueda vestirnos con las túnicas de lino blanco de los puros del libro de Apocalipsis, los que han sido lavados y limpiados con la sangre de Cristo. Eso requiere coraje; eso requiere amor. Y esa es la meta de Dios y el Camino Sencillo de Unión con Dios. Para ello, nos llevó, en el capítulo dos, al pie de la Cruz con María. Para que te hagas una idea, nuestra comunidad pasó aproximadamente un año entero al pie de la Cruz. Está en un capítulo corto, lo cual muestra que no se trata solo de leer; hay que vivir el Camino. Durante ese tiempo, el Señor nos llevó a las bellas enseñanzas de Santa Catalina de Siena y nos confirmó la importancia de estar al pie de la Cruz. Allí, el Espíritu Santo nos da el don del conocimiento. Esto es muy importante porque la mayoría de nosotros no nos conocemos a nosotros mismos y, por supuesto, tampoco conocemos muy bien a Dios. La obra del Espíritu Santo en la Cruz: conocimiento de Dios y autoconocimiento Comenzamos a orar fervientemente con María, a besar los pies de Jesús y decir: “comienza a darme el autoconocimiento que necesito en este momento de mi vida, concédeme la gracia de ver algo en mi corazón que tú quieras revelarme." Nos sorprendió lo que Dios hizo cuando se lo permitimos. Cuando pedimos al Espíritu Santo el don del autoconocimiento —porque es un don— Él nos lo dio. Puede venir como inspiración en la oración; en la meditación de las Escrituras, pero la mayoría de las veces, el autoconocimiento proviene de aquellos con quienes vivimos más cerca y se nos hace muy difícil aceptarlo. Mi marido me da autoconocimiento, mis hijos me dan autoconocimiento, también en la comunidad, de hermano a hermano. Vaya, cuando nos dicen algo sobre nosotros, a veces no es fácil, ¿verdad? Sin embargo, cuando lo llevamos a oración y realmente permitimos que Dios nos lleve a lo más profundo, se nos da un hermoso regalo, y esa es la meta del precioso arrepentimiento, que es vivir en la misericordia divina. No podemos recibir misericordia y entrar en misericordia si no recibimos el conocimiento de lo que está mal en nosotros, el conocimiento de lo que debe ser sanado en nosotros, el conocimiento de lo que está roto en nosotros. Entonces Dios comienza, a través de la humildad del arrepentimiento, a comenzar a transformarnos. Nuestras heridas curadas por la Cruz Quiero centrarme ahora en un área que el Señor nos reveló como importante: nuestras heridas. ¿Por qué? Porque mientras vivamos atrapados en nuestras heridas, estaremos atrapados como en un ascensor o en un pozo. Piensa en un pozo; si estás abajo, tu visión de la vida es muy limitada. Solo puedes ver hacia arriba; solo puedes ver muy poco. Así es como la mayoría de nosotros vivimos nuestras vidas: vivimos atrapados en nuestras heridas; por lo tanto, nuestra capacidad de ver es muy limitada. El Señor me llevó a una experiencia hace años, ya estaba casada y tenía bastantes hijos. Mi esposo y yo tenemos un matrimonio hermoso. Él me ama. Aún con todas las bendiciones de mi vida, sentía un vacío profundo en mi corazón, y sentía que había una parte de mí que estaba muriendo por dentro, pero no sabía por qué. Soy mayor que algunos de ustedes y de pequeña me gustaba ver las aventuras de Tarzán. En esas películas, la gente caía en arenas movedizas. Pude identificarme con ese lento hundimiento. Estaba en arenas movedizas. Por fuera todo parecía perfecto, pero por dentro algo no andaba bien. Un día, comencé a sentir que el Señor se acercaba a mí con una cruz de madera. En oración, extendí mi mano, la agarré y sentí que me sacaba. Y eso fue muy significativo, porque fue a través de la Cruz que Jesús vino a sacarme de mi oscuridad para llevarme a la luz El poder de la vida oculta El Señor comenzó a revelarme el poder de la vida oculta. ¿Y cómo lo hizo? En lo más ordinario de mi vida, muy parecido a Santa Teresita de Lisieux. Les daré dos ejemplos que más impactaron más mi formación en la vida oculta como alma víctima. Mi hijo, Alex, que ahora tiene 23 años, tenía unos cuatro años. Yo educaba a mis hijos en casa y entré en la cocina para preparar el desayuno. Entró Alex y algo sucedió. Soy una mamá muy acostumbrada a ser cariñosa y a besar a mis hijos. La maternidad ha sido lo más hermoso de mi vida, pero esa mañana sucedió algo diferente; me arrodillé y lo abracé. El tiempo pareció detenerse. Sabía que acababa de recibir una gracia. Sabía sin lugar a dudas que el abrazo que le di a Alex fue recibido por niños de todo el mundo que necesitaban desesperadamente el abrazo de una madre y que algún día en el cielo, conocería y conocería a esos niños. Fue un momento de gracia que nunca olvidaré. Fue un instante, sin embargo, fui transformada para siempre como madre, como esposa, porque el Señor me reveló que cuando entramos y vivimos nuestra vida en Jesús crucificado, Dios toca cada acto y le da un impacto que afecta al mundo, como el milagro de la multiplicación de los panes. La segunda experiencia fue mientras era directora de la asociación católica de educación en el hogar del sur de Florida. Muchas madres entraban en la asociación y venían a mí para recibir orientación sobre los procedimientos de la educación en el hogar. Como puedes imaginar, cuando recibimos esa llamada, estamos tan nerviosas, estas mujeres nerviosas venían a mí, y me pasaba horas con ellas, mostrándoles, dándoles el valor para responder a la llamada, respondiendo a todas sus preguntas. Una mañana, estoy en el Santísimo Sacramento en oración y siento que el Señor me pregunta: "Lourdes, ¿qué crees que fue lo más agradable que hiciste ayer?" Por supuesto, con mi pensamiento humano, inmediatamente dije, "ayudar a las mujeres, enseñarles a educar en casa", porque, en mi lógica humana, tiendo a juzgar el valor de las cosas según a cuántas personas impacto o cuánto tiempo me tomó. Así que esa fue mi respuesta inmediata, pero el Señor me dijo, "no, ese no fue el acto que más me agradó". Luego trajo a mi memoria la noche anterior. Tenía la costumbre de preparar leche con chocolate para mis hijos antes de acostarse. Teniendo ocho hijos, coloqué ocho vasitos de leche en la encimera de mi cocina. Esa noche, cada vaso representaba a uno de mis hijos, y desde lo más profundo de mi corazón, mientras removía esa leche con chocolate, estaba orando por cada uno de ellos de la manera más profunda. Nadie vio este acto. Incluso lo olvidé. Fue una de las muchas cosas que hacemos y ni siquiera pensamos en ellas. El Señor me reveló que ese acto fue el más agradable para Él que había hecho ese día. Hacer leche con chocolate. ¡Qué lección de Dios! Comenzó a transformar mi vida al ver el valor de lo más insignificante, lo más aburrido. El mundo me decía que mi vida como mujer no vale mucho. Pasar el día limpiando pañales sucios, amamantando, luciendo como un desastre la mayor parte del tiempo. No estás haciendo nada. Pero el Señor empezó a revelarme que mi vida más escondida —pasaba mucho tiempo en casa educando a mis hijos— era mi monasterio doméstico. La campana sonaba constantemente, llamándome a abrazar la próxima tarea. ¡Quizás mi campana sonaba más que la vuestra, hermosos monjes y hermanos que vivís en otro tipo de monasterio! Pero tuve que aprender a escuchar la campana, y mi vida de oración era esencial. Me enamoré de Jesús en la Eucaristía. ¡Cuánto tiene que ser la Eucaristía el centro de nuestras vidas! Iba al Santísimo Sacramento muy temprano todas las mañanas mientras mi esposo se quedaba con los niños. Si estaba amamantando, llevaba a ese niño conmigo. Cada vez más, el Santísimo Sacramento se convirtió en el centro de mi vida. Ahí es donde el Señor me reveló el significado de la vida oculta, tanto la Suya como la mía. Vi que nuestra vida oculta tiene que volverse una con Su vida oculta en la Eucaristía, que el poder de Dios está en la Eucaristía, y que, a medida que vivimos nuestras vidas ocultas unidos a Él, cada vez más como almas víctimas, nos convertimos en hostias vivas. La Cruz, almas víctimas y amor La Beata Conchita enseña que la unión con Cristo como hostias vivas es la encarnación mística. Hermanos y hermanas, la encarnación mística es una gracia que Dios quiere darnos a todos, pero no es posible fuera de la Cruz. No temas a la Cruz; la Cruz es el lugar de la transformación; la Cruz es el lugar de la libertad; la Cruz es el lugar de la mayor alegría y felicidad. Satanás ha hecho mucho para hacernos temer a la Cruz. Hace años querían que cambiara la palabra “alma víctima”. Un sacerdote que no formaba parte de nuestra comunidad me dijo: “No te va a ir bien; nadie va a responder a tu llamada”. Entonces, me dijeron, “Lourdes, tal vez no deberíamos decir ‘almas víctimas’, démosle otro nombre”. Lo llevé a la oración y dije: “mi Señor, ¿qué quieres?” Él no se andaba con rodeos conmigo; me dijo: “¿Serás mi alma víctima?” Y tuve que responder “sí” o “no”. No entendía, tenía miedo. No te asustes. Ser almas víctimas es una bendición que Satanás no quiere que tengamos. El Sagrado Corazón El Camino no nos mantiene al pie de la Cruz; nos lleva a Cristo crucificado. Tendemos a romantizar el Sagrado Corazón con esas bellas imágenes y devociones, pero ¿cuántos viven consumidos en el fuego del Sagrado Corazón? Mis hermanos y hermanas, el Sagrado Corazón está lleno de amor y de sufrimiento. Dolor porque Dios, que es amor perfecto, sufre por nosotros. Ustedes y yo, hombres y mujeres comunes, madres y padres, podemos entender eso desde una perspectiva humana. ¿Por qué sufrimos tanto con nuestros hijos? Porque los amamos mucho. ¿Por qué sufrimos tanto con nuestros cónyuges? Porque los amamos. No se puede separar el amor y el dolor. Cuando aprendemos a unir nuestro sufrimiento a Cristo, llegamos a tocar Su amor. Por eso el lema de nuestra comunidad son las palabras que el Señor nos dio: “súfrelo todo conmigo, ya no dos, sino UNO en Mi sacrificio de amor”. Sufre todo. ¡Qué difícil! ¡Es tan simple, pero vaya, es tan difícil para nosotros! ¡Estoy luchando todo el tiempo! María es mi acompañante espiritual y es increíble. Constantemente me ayuda a recordar cuando tengo traspasos de humillación por rechazo. Como madres, como padres, ¡cuán despreciados somos! Pero nunca podré llegar a conocer el sufrimiento de nuestro Señor por no ser apreciado si, en mi corazón, nunca sufro el dolor de ser despreciada. Todo lo que sufrimos: rechazo, traición, humillaciones, malentendidos, todo está en el corazón de Jesucristo. Sanando nuestras heridas Todo el mundo tiene heridas. La psicología tiene su lugar, pero puede mantenernos enfocados en nuestra herida. En el capítulo tres del Camino Sencillo, el Señor enseñó que la forma más sencilla, pero poderosa de ser sanados es llevar nuestras heridas a Sus heridas. De esta manera somos liberados de la tendencia a quedar atrapados en nuestras heridas. Cuando aprendemos a sufrir nuestros quebrantos y heridas en Cristo, nuestras heridas se transforman en Él y se convierten en el cáliz. Piensa en el cáliz que el sacerdote limpia en la misa, como si representara nuestro corazón y nuestras heridas. Esas heridas están infectadas con mentiras sobre nosotros mismos que Satanás plantó hace mucho tiempo. Esa infección provoca trastornos en nuestras vidas. Cuando colocamos esas heridas en el Corazón de Cristo, Él comienza a sanarlas y a unirlas a Sus heridas. Él no se deshace de las heridas, esa es la belleza, más bien las transforma en Sus cálices vivos, y llena esas heridas nuestras con Su sangre, Su vida. Como San Pablo, podemos decir: Con Cristo he sido crucificado; ya no soy yo quien vive, sino Cristo quien vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y se entregó a sí mismo por mí. –Gal 2,20 Su amor, Su misericordia y Su poder sanador viven en nosotros, se mueven a través de nosotros. Nos convertimos en el Cristo vivo. Ese es el Camino Sencillo de la Unión con Dios. El Camino no está terminado. Todavía lo estamos viviendo en nuestra comunidad. En el capítulo cuatro, el Señor nos enseña el significado de los tres clavos de la crucifixión. En los últimos dos años, nos ha llevado profundo en a meditar los clavos, de modo que algún día debemos ponerlo por escrito. Preparación profética para la batalla decisiva El final del Camino, capítulo ocho, es importante. Se trata de los signos de los tiempos y cubre algunas profecías de nuestros Papas, apariciones aprobadas de Nuestra Santísima Madre y los santos. Termina con profecías a nuestra comunidad para el mundo. Mis hermanos y hermanas, hemos entrado en la batalla decisiva. Lo que estamos viviendo con esta pandemia es mundial. La destrucción de Satanás quiere producir un nuevo orden mundial de comunismo. Están usando la pandemia para quitarnos paso a paso nuestra libertad. Debemos entender. Debemos ver con los ojos de Dios los tiempos decisivos porque si vamos a ser guerreros, tenemos que saber luchar. El Camino es una hermosa preparación, una que todos ustedes también están caminando. Estamos en una batalla espiritual contra las fuerzas de Satanás. Jesucristo traspasó las tinieblas de Satanás con el poder de su amor divino en la Cruz. Solo el poder del amor puede traspasar las tinieblas, y por eso necesitamos ser hombres y mujeres transformados. Somos muy bendecidos de vivir en estos tiempos. ¿Por qué? Porque tenemos la gracia de Dios para ser santos mucho más rápido que la mayoría de los santos en el pasado. Realmente es una bendición. Dios está derramando Su gracia para levantar a los santos de los que hablaba San Luis de Montfort: Santos del fin de los tiempos, estos somos nosotros. Se necesita una cosa: tuve que decir "sí", eso fue todo. El Señor no me dio una larga explicación. Tuve la opción de decir "sí" o "no". Y si estoy aquí y cada uno de ustedes recibió el Camino Sencillo de Unión con Dios, no fue por mí sino por obra de Dios. Si obtuviste este libro, es porque cada uno de ustedes está siendo llamado por el Señor y les hizo la misma pregunta: "¿Serán ustedes mis almas víctimas?" Él espera tu respuesta. La única razón por la que tienes el Camino y que Dios me trajo aquí es que quiere hacerte santo. Inicio

  • Fe – ¿Creo? — Amor Crucificado

    Fe, ¿Yo creo? I – II – III Fe, ¿Yo creo? –I Lourdes Pinto | 19 Julio, 2018 Audio & YouTube & texto Dios ama tanto a nosotros y a Su misión que desea hacer nuestra fe PERFECTA. Para que se establezca firme, cada uno DEBE CREER lo que el Señor nos ha dicho. Nuestra fe debe hacerse testimonio en la manera en que vivimos las tormentas, los traspasos. Si seguimos creyendo con la mente pero no en la forma en que actuamos, nuestra misión y comunidad no estarán firmes. Ver notas ⤴️ Fe, ¿Yo creo? II Lourdes Pinto — 26 Julio, 2018 Audio & YouTube & text Ver notas ⤴️ Fe, ¿Yo creo? III - Enseñanza sobre el silencio Lourdes Pinto – 16 agosto, 2018 Atrás ONE TWO THREE

  • Llamada a Sacerdotes – Comunidad Amor Crucificado

    El plan de Dios para levantar un sacerdocio transformado «Como es el pastor, así las ovejas; como es el sacerdote, así también será la gente. El liderazgo sacerdote-víctima engendra una Iglesia santa. Cada sacerdote mundano impide el crecimiento de la Iglesia; todo sacerdote santo lo promueve. ¡Si todos los sacerdotes se dieran cuenta de cómo su santidad hace a la Iglesia santa y cómo la Iglesia comienza a declinar cuando el nivel de santidad entre los sacerdotes cae por debajo del de la gente!» —Ven. Fulton Sheen. ​ Clic en los enlaces de abajo para entender el deseo y plan de Dios para un sacerdocio transformado. 🔗Llamada a los sacerdotes a vivir como Cristo, Sacerdote y Víctima ​ ​ 🔗Una Cruzada almas víctimas ​ 🔗Maternidad espiritual ​ ​ 🔗Sacerdotes transformados ayudarán a propiciar un Nuevo Pentecostés ​ ​ 🔗Cómo la comunidad Amor Crucificado puede ayudarte a vivir como alma víctima. ​ ​ 🔗Recursos ​

  • Copy of †template | Love Crucified

    Lent Retreat Fr. Ron Sciera Solo en inglés Atrás

bottom of page