Amor Crucificado

Comunidad Católica

Oraciones al Espíritu Santo

Oración de San Agustín de Hipona

Respira en mí, oh, Espíritu Santo,
para que mis pensamientos puedan ser todos santos.

Actúa en mí, oh, Espíritu Santo,
para que mi trabajo, también pueda ser santo.

Atrae mi corazón, oh, Espíritu Santo,
para que sólo ame lo que es santo.

Fortaléceme, oh, Espíritu Santo,
para que defienda todo lo que es santo.

Guárdame pues, oh, Espíritu Santo,
para que yo siempre pueda ser santo.
—Atribuida a san Agustín de Hipona

Consagración al Espíritu Santo
Venerable Felix de Jesús Rougier, M.Sp.S.J.

Recibe, ¡Oh Espíritu Santo de Amor!

la consagración perfecta y absoluta de todo mi ser

que te hago en este día,

para que te dignes ser en adelante

en cada uno de los instantes de mi vida

y en cada una de mis acciones:

Mi Director, mi Luz, mi Guía, mi Fuerza,

y todo el Amor de mi corazón.

 

Yo me abandono sin reservas

a tus divinas operaciones,

y quiero ser dócil a tus santas inspiraciones.

¡Oh Santo Espíritu, dígnate formarme con María,

y en María, en Cristo Sacerdote y Víctima

que pueda consolar Su Sagrado Corazón

y extender su reino de santidad

para gloria del Padre y la salvación de los hombres.

Jesús, Salvador de los hombres,

¡Sálvalos!

Acto de consagración al Espíritu Santo

De rodillas ante la gran multitud de testigos celestiales,

Me ofrezco alma y cuerpo, a ti, Espíritu Eterno de Dios.

 

Adoro el resplandor de tu pureza, la agudeza infalible de tu justicia y el poder de tu amor.

 

Tú eres la fuerza y ​​la luz de mi alma.

En ti vivo y me muevo y soy. Deseo nunca entristecerte por infidelidad a la gracia, y oro con todo mi corazón para alejarme del más pequeño pecado y no agraviarte.

 

Guarda misericordiosamente cada uno de mis pensamientos y concédeme que siempre pueda contemplar Tu luz, escuchar Tu voz y seguir Tus inspiraciones.

 

Me acojo y entrego a ti y te pido, con Tu compasión, que me cuides en mi debilidad.

 

Sosteniendo los pies traspasados de Jesús, contemplando Sus Cinco Llagas, confiando en Su Preciosa Sangre, y adorando Su Costado abierto y Su Corazón herido, te suplico, adorable Espíritu, Auxiliador de mi flaqueza, que me mantengas en Tu gracia y que nunca peque contra ti.

 

Dame la gracia, oh Espíritu Santo, Espíritu del Padre y del Hijo, para decirte siempre y en todas partes: «Habla, Señor, que tu siervo escucha». Amén.

Oración por los 7 dones del Espíritu Santo

Oh, Señor Jesucristo, que antes de ascender al cielo prometiste enviar al Espíritu Santo para completar tu obra en las almas de tus Apóstoles y discípulos, dígnate concederme el mismo Espíritu Santo para que Él perfeccione en mi alma el trabajo de tu gracia y tu amor. 

Concédeme el Espíritu de Sabiduría para que yo pueda despreciar las cosas perecederas de este mundo y aspirar sólo las cosas que son eternas, el Espíritu de Entendimiento para iluminar mi mente con la luz de tu verdad divina, el Espíritu de Consejo para que pueda siempre escoger el camino más seguro para agradar a Dios y ganar el Cielo, el Espíritu de Fortaleza para que pueda llevar mi cruz contigo y vencer con coraje todos los obstáculos que se opongan a mi salvación, el Espíritu de Conocimiento para que pueda conocer a Dios y conocerme a mí mismo y crecer perfectamente en la ciencia de los santos, el Espíritu de Piedad para que pueda encontrar el servicio a Dios dulce y amable, y el Espíritu de Temor de Dios para llenarme de reverencia hacia Dios y que pueda temer de cualquier modo descomplacerlo. Márcame, amado Señor, con la señal de tus verdaderos discípulos y anímame en todas las cosas con tu Espíritu. 

Amén