Amor Crucificado

Comunidad Católica

Almas víctimas: crucificadas con Cristo
Medité las palabras de San Pablo a los Gálatas: «Yo estoy crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí: la vida que sigo viviendo en la carne, la vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí»[1].

Entonces recibí las palabras del Señor:

Mantente firme en tu predicación y enseñanza sobre las almas víctimas. Llevarás a muchos a encontrar el pasaje secreto que conduce a la transformación en Mí: el pasaje que lleva a un alma a la vida de la Santísima Trinidad.

San Pablo entró en este pasaje: «Yo estoy crucificado con Cristo» El «sí» de un alma víctima «aviva las llamas» del poder del Espíritu Santo para que el mismo Espíritu pueda guiar al alma dócil y dispuesta a morir por Mí. Esta muerte voluntaria lleva a las almas a nueva vida. Es por eso que San Pablo ahora puede decir: «ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí»

Sigo sediento de amor, pero sólo el amor de Mis almas víctimas satisface Mi sed. Sólo el amor de Mis almas víctimas tiene el poder de apaciguar la justicia de Dios. Por eso, tráeme muchas almas víctimas —1/2/11.

 

[1]Gal 2,19-21.

 

 

Nuestra espada es la de San Pablo

La espada que San Pablo sostiene también nos recuerda el poder de la verdad, que a menudo puede herir, puede doler: el Apóstol se mantuvo fiel a esta verdad hasta el final; él la sirvió; sufrió por ella; Él entregó su vida por ella. Esta misma lógica es válida también para nosotros si queremos ser portadores del reino y la paz anunciados por el profeta Zacarías y realizada por Cristo: debemos estar dispuestos a pagar personalmente, a sufrir en la primera persona malentendidos, rechazos, persecución. No es la espada del conquistador la que construye la paz, sino la espada del que sufre, del que sabe entregar su propia vida. —Papa Benedicto XVI