Amor Crucificado

–Regnum Christi

Medellin, Colombia, 2020

El martirio del corazón es el martirio de sufrir con Amor y por Amor. Hija mía, si solo pudieras comprender el fruto del martirio del sufrimiento no desearías otra cosa en la tierra. La vida oculta de sufrir con Amor y por Amor tiene mucho más valor que grandes y pequeñas obras donde se busca el reconocimiento humano. Cree en la fuerza oculta del martirio del corazón. Ésta es la fragancia más pura de amor que tiene el poder de conquistar a los enemigos de Dios Camino p.139.

Estoy permitiendo que recibas la opresión de los corazones de otros, siendo UNA conmigo... Sufre esos ataques, pequeña mía, con confianza y amor perfectos, obteniendo así gracias para muchos que están oprimidos. Esta vida oculta, sufriendo la opresión de otras almas Conmigo, obtendrá para ti la corona de gloriaCamino p.143.

Voy a hacer nuevas todas las cosas por medio de Mi Sangre preciosa y la sangre de Mis mártires. Esta espiritualidad de sufrir por amor a Mí no se entiende, incluso dentro de Mi Iglesia. Sin embargo, es aquí donde se encuentra el poder de Dios y el poder del Espíritu Santo. Más gracia se obtiene para el mundo a través de una vida oculta de sufrimiento por amor que en la vida pública... Vive la vida oculta a la perfección en Mí y en el Corazón de Mi Madre — Camino p. 145.

El Cardenal Ratzinger explica el tercer secreto de Fátima: "Del sufrimiento de los testigos deriva una fuerza de purificación y de renovación, porque es actualización del sufrimiento mismo de Cristo y transmite en el presente su eficacia salvífica". —Camino p.143-144.

El silencio te permite abrazar plenamente las penas de tu corazón. El silencio te permite entrar plenamente en el dolor que Yo estoy permitiendo en tu corazón. Al abrazar este dolor y sufrimiento, me abrazas a Mi. Estás abrazando Mis penas y sufrimientos y así, estás entrando en Mi Corazón, pues Mi Corazón es todo dolor y amor. Esta es Mi Misericordia.  —Camino p.285.

"Hijos Míos, sonrían exteriormente y atiendan a los deberes de sus vocaciones con detalle y amor, pero interiormente, por medio de los brazos del silencio, vivan abrazando sus penas. De esta manera, están abrazando a Mi Cuerpo crucificado y aliviando Mis heridas. Esta es la vida del amor…"  Camino p.285.