Amor Crucificado

Comunidad Católica

La clave del progreso: Ver nuestra miseria, abandono y perseverancia

 

Las almas Mías que voluntariamente ven su miseria cuando se lo revela Mi Espíritu (y responden) con gemidos y lágrimas de dolor, tocan el corazón de Abba, Padre. Él enseguida viene a abrazarles con Su perdón a través de Mi amor crucificado. Un alma avanza por esta parte del Camino (mis pies) según su docilidad a las luces del Espíritu Santo que revelan sus numerosas tendencias de pecado. Aquí es donde Mi camino es más arduo y difícil porque cada alma debe abandonar su voluntad, dándomela a Mí. Es difícil para toda alma abandonar sus caminos y controles humanos, pero con cada esfuerzo honesto, Dios derrama Su misericordia sobre esa alma.

El alma que vive revestida con el don de conocimiento crece en la verdadera humildad y es entonces capaz de avanzar en Mi Camino sobre las alas del Espíritu Santo. A veces caes y tienes contratiempos, pero no te desanimes, ya que estas caídas te ayudan a mantenerte revestida con el don de conocimiento, el don de saber que no puedes hacer nada sin la gracia de Dios. Satanás tratará de utilizar la táctica del desaliento para hacerte creer que no puedes continuar en este camino estrecho; es entonces cuando debes rogarle al Espíritu Santo y a Mi Madre que vengan a tu auxilio y ellos te ayudarán a fortalecerte.

Es aquí, a Mis pies, que debes perseverar con gran disciplina de espíritu, porque tu espíritu es débil, porque el apetito de tu carne es muy fuerte. A medida que tu espíritu se fortalece, el apetito de tu carne se debilita. El amor es el medio principal para fortalecer tu espíritu. A medida que Me conozcas, y experimentes Mi amor, tu espíritu se fortalecerá. 

Muchos nunca van más allá de esta etapa inicial debido a la falta de perseverancia y, eventualmente, entran en otro camino más agradable a su carne. Esto es un profundo sufrimiento de Mi Corazón y del Corazón de María

12/12/11, Camino Sencillo, p.40.