Amor Crucificado

Comunidad Católica

Soledad — silencio

El silencio te permite abrazar plenamente el dolor de tu corazón. El silencio te permite entrar plenamente en el dolor que estoy permitiendo en tu corazón. Mientras abrazas este dolor y sufrimiento, me abrazas a Mí. Estás abrazando Mi dolor y sufrimiento y, por lo tanto, entras en Mi Corazón, porque Mi Corazón es todo dolor y amor. Esta es Mi Misericordia.

Llegar a conocer el amor de tu Amado es llegar a experimentar Mi dolor. Es por eso que Mi Madre es la Reina Dolorosa, porque es ella quien vivió perfectamente consumida en Mi Corazón. Mi pequeña, esta unión de dolor debe mover tu corazón para amar a todos, sufriendo con silencio, paz y abandono por todos tus hermanos y hermanas.

 

Mis hijos e hijas sonríen exteriormente y atienden los deberes de su vocación con detalle y amor; Pero interiormente, a través de los brazos del silencio, viven abrazando sus penas. De esta manera, están abrazando Mi Cuerpo crucificado y aliviando Mis heridas. Esta es la vida de amor. Esta es la vida de una Madre de la Cruz, porque es la vida de Mi Madre. El Espíritu Santo te ayudará; consagrate a Él esta mañana. Vete en paz, hija mía; Vivo en ti como tú vives en Mí. —8/8/11, El camino sencillo # 102, p.285.