Amor Crucificado

Comunidad Católica

 
 
 
 
 
 
 
 
 

FORMA DE VIDA

COMUNIDAD AMOR CRUCIFICADO

La vocación de la comunidad Amor Crucificado es vivir apasionadamente el amor de Cristo revelado en la cruz. Allí recibimos el regalo de Su sed, Su mirada, Sus lágrimas, Su amor radical que no retiene nada. Ahora Él nos llama a responder.

 

El Señor le ha dado a nuestra comunidad este lema:

«Sufre todo conmigo, siendo ya no dos sino UNO, en Mi sacrificio de amor»

 

Como hermanos y hermanas, entramos en una alianza con Cristo y entre nosotros para vivir plenamente este amor en el corazón de la Iglesia, de acuerdo con nuestra espiritualidad (El camino sencillo de unión con Dios) y nuestra misión. La gracia de Dios hace que esta forma de vida sea liberadora y alegre por amor. Nos dispone a recibir una nueva vida en el poder del Espíritu Santo.

Nuestro modo de vida abarca los siguientes compromisos:

1. Vidas centradas en la eucaristía.

2. Consagración mariana.

3. Docilidad al Espíritu Santo.

4. Vivir El camino sencillo de unión  con Dios: nuestro libro de formación espiritual.

5. Ser Víctimas de amor.

6. Cinco piedras: humildad, pureza, sencillez, confianza y valor.

7. Arrepentimiento y conversión.

8. Vida comunitaria.

9. Obediencia a la Madre Iglesia.

10. Fidelidad a nuestro estado de vida.


«Me propongo hacer siempre lo más perfecto.»
«Me propongo buscar en todas las cosas a Jesús y su cruz, conforme a su voluntad santísima.»
«Me propongo buscar prácticamente los intereses de Cristo y no obrar según mis intereses o amor propio.»
...«No me inquietaré si las circunstancias impiden mi reglamento de vida, sino que tranquilamente continuaré. Seré flexible ante las dificultades, siempre humillándome y siempre ¡adelante, adelante!» 
—Beata Conchita, Diario T. 4. p. 80, agosto de 1894.

1. Vidas centradas en la Eucaristía
La Eucaristía es Cristo, nuestra vida, la fuente y cima de todo lo que somos y hacemos.

Buscamos participar diariamente en la Santa Misa en cuanto sea posible. 

En la Santa Misa nos unimos a Jesús, como Sus almas víctimas, en Su sacrificio de amor al Padre. Vamos a la Misa a morir a nosotros mismos y a receiver nueva vida en Él. Nos transformamos en hostias vivientes. Nos ofrecemos con Jesús al Padre, en la consagración de la Preciosa Sangre, con esta oración🔗

Nos comprometemos a la adoración del Santísimo, al menos semanal, para escuchar, adorar, alabar, interceder, dar gracias, acompañar y consolar los sufrimientos de Jesús y a María.
  

Todas sus obras, sus oraciones e iniciativas apostólicas, la vida conyugal y familiar, el cotidiano trabajo, el descanso de alma y de cuerpo, si son hechos en el Espíritu, e incluso las mismas pruebas de la vida si se sobrellevan pacientemente, se convierten en sacrificios espirituales, aceptables a Dios por Jesucristo (cf. 1 P 2, 5), que en la celebración de la Eucaristía se ofrecen piadosísimamente al Padre junto con la oblación del cuerpo del Señor. De este modo, también los laicos, como adoradores que en todo lugar actúan santamente, consagran el mundo mismo a Dios.. —Lumen Gentium 34

 

La Eucaristía vista por la Iglesia y los santos, editado por el Padre Jordi Rivero🔗 

2. Consagración mariana

Para llegar a la más perfecta e íntima unión de amor con Cristo—ser víctimas unidos a la víctima—debemos consagrarnos a María, Madre y Esposa, con entendimiento y abandono, sabiendo que ella nos llevará al pié de la Cruz. Nos comprometemos para siempre «Totus Tuus» (Todo tuyo).

«Importancia de la consagración» carta de Lourdes Pinto a la comunidad🔗

 

33 Días para un glorioso amanecer🔗 -Preparación para la consagración mariana, por el Padre Michael E. Gaitley, MIC; Marian Press. 

3. Docilidad al Espíritu Santo

Vivimos en el Espíritu, atentos a Dios y sometiéndole todo lo que hacemos. Le preguntamos en toda situación, «Señor, ¿qué quieres de mí?» Confiamos en el Espíritu Santo y lo invocamos constantemente. 

No hay mayor libertad que la de dejarse llevar por el Espíritu, renunciar a calcularlo y controlarlo todo, y permitir que Él nos ilumine, nos guíe, nos oriente, nos impulse hacia donde Él quiera —Papa Francisco, citado en El camino, p. 9.

 

Damos la bienvenida al Espíritu Santo como nuestro maestro y guía viviendo el Camino sencillo. Es Él quien nos guía por del pasaje desde los pies de Jesús crucificado, donde recibimos el don del autoconocimiento, al Sagrado Corazón de Jesús, hasta llegar a la unidad en la Santísima Trinidad.

«Porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que se nos ha dado» (Rm 5, 5). Pero no basta conocerlo; es necesario acogerlo como guía de nuestras almas, como el «Maestro interior» que nos introduce en el Misterio trinitario, porque sólo Él puede abrirnos a la fe y permitirnos vivirla cada día en plenitud. —Papa Benedicto XVI, XXXIII Jornada mundial de la juventud, 2008.

4. Vivir El camino sencillo de unión con Dios: Nuestra formación espiritual

Cada Madre de la Cruz (MDC) y Misionero de la Cruz (MC) debe estar dispuesto a permitir que el Camino sencillo le guíe a través de la dolorosa purificación y la sanación de su corazón para entrar en la profundidad del autoconocimiento. Cada persona debe perseverar para:

 

Seguir a Cristo diariamente a la cruz,

Morir a sí mismo, morir a lo que nos hemos convertido que no somos.

Ver: "La alegría de saber quienes somos", El camino, p.319.

Hacerse vulnerable y despojarse de su máscara y falsa identidad.

Sufrir TODO con Cristo, para ser transformado en Amor.

5. Víctimas de amor

Nuestra vida es una ofrenda de amor. Nuestras cruces, incluso las injusticias que sufrimos, así como los deberes diarios, son poderosos cuando se hacen con gran amor y se unen con Cristo. Dios espera el FIAT que indica nuestra entrega total. No solo ofrecemos algo; Nos ofrecemos nosotros mismos sin reservas, todo nuestro ser, nuestra voluntad, nuestro corazón, nuestro cuerpo y alma, uno con él. Esto es ser, con Cristo, víctimas del amor.

El «sí» de un alma víctima «aviva las llamas» del poder del Espíritu Santo para que así el Espíritu Santo pueda guiar a un alma dócil y dispuesta a morir Conmigo. Es esta muerte voluntaria la que lleva al alma a una nueva vida… Sigo sediento de amor, pero sólo el amor de Mis almas víctimas satisface Mi sed… . Por eso, tráeme muchas almas víctimas (1/2/11). —Camino sencillo, #124 p.331.

 

Ver “Víctima de amor” -P. Jordi Rivero🔗  

6. Cinco piedras: Humildad, pureza, sencillez, confianza y valor

LA Madres de la Cruz y los Misioneros de la Cruz deben estar comprometidos a crecer en estas cinco virtudes, perseverando en vivir el Camino sencillo y respondiendo de corazón a las enseñanzas de la comunidad. 

Virtudes necesarias para los guerreros de amor

Mi pequeña, se acerca la hora. Tu posees la espada del Espíritu en la misión que se te ha dado. Mi familia de Amor Crucificado son Mis guerreros de amor que derrotarán al dragón en la batalla decisiva que se acerca. Prepárate para enfrentarte con este mal como David se enfrentó a Goliat. Conquistarás al dragón con tu pequeñez y pureza porque es Dios quien está contigo. No debes temer. Cree con la inocencia y el celo de David... Cada uno de ustedes debe también afrontar la batalla con cinco piedras. 

 

1. Primero, la piedra de la humildad,teniendo conocimiento perfecto de tu nada y de Mi poder y majestad. 

2. Segundo, la piedra de la pureza, pureza de mente, corazón, intención, palabra, y deseo... 

3. Tercero, sencillez, desprendimiento de todo, sobre todo de tu ego. 

4. Cuarto, confianza, perfectamente abandonada a Mi voluntad. 

5. Quinto, valentía, valentía enraizada en amor a Mí para ser perfectamente obediente a Mis órdenes. 

Estas piedras son sus armas para la batalla porque el dragón no será derrotado según los criterios del mundo sino a la Luz del Amor… —18/1/12, Camino sencillo #148 p. 436.

7. Arrepentimiento y conversión 

Como Amor Crucificado, nos comprometemos a ir todos los días a la Cruz para besar los pies de Jesús crucificado y rogar al Espíritu por el don del autoconocimiento, para que podamos llegar en verdad a conocer nuestros pecados, heridas y tendencias desordenadas. Es entonces, a través de esta conciencia de nosotros mismos, que recibimos el don del arrepentimiento.

El arrepentimiento es el don de Dios que sirve para abrir el corazón humano endurecido, para que Mis semillas de conversión puedan crecer. El arrepentimiento es la Espada del Espíritu que abre la oscuridad dentro del corazón humano para llenarlo con la Luz de la verdad de Dios, y la verdad libera.

Vivir en el arrepentimiento es vivir revestido en el conocimiento de quién eres: miseria, y el conocimiento de quién YO soy: Amor y Misericordia.

Vivir en el arrepentimiento es vivir en la libertad de vivir abrazados por Abba, nuestro Padre.

Díle a Mis almas que busquen el verdadero arrepentimiento al pie de Mi Cruz y que el poder de Mi Amor Crucificado los liberará para vivir en Mi paz y en la alegría de Mi promesa. —18/2/18

El alma que vive revestida con el don de conocimiento crece en la verdadera humildad y es entonces capaz de avanzar en Mi Camino sobre las alas del Espíritu Santo. … Es aquí, a Mis pies, que debes perseverar… —12/12/11, Camino Sencillo #10 p.40.  Mensaje completo🔗

 

Confesión: Se nos exhorta a ir regularmente a la confesión. No hay mejor manera de progresar en nuestro camino espiritual que regresar con humilde arrepentimiento y amor a la infinita misericordia de Dios.

 

Ver: Arrepentimiento –P. Jordi RIvero 🔗

8. Vida comunitaria 

Somos una comunidad que hace una alianza con Dios y los otros miembros para caminar con Cristo como familia, de acuerdo al carisma de la comunidad. Abrazamos el estilo de vida de la comunidad y El Camino Sencillo y nos ayudamos mutuamente a vivirlo. Como un solo cuerpo, estamos atentos a las necesidades de los demás sirviendo y orando. Mientras vivimos dispersos en diferentes países, estados y ciudades, nuestros corazones están unidos por el Espíritu Santo para formar una familia dentro de la Iglesia.

Ver: Comunidad –P. Jordi Rivero 🔗

Nos comprometemos a:

•Vivir el Camino sencillo

Meditar y estudiar las enseñanzas de la comunidad como medio de transformación para adquirir nuestra identidad como almas víctimas de amor.

•Cenáculos
Participamos en los cenáculos semanales que se transmiten por internet y están disponibles a miembros por todo el mundo.

 

•Encuentro anual (Retiro)
Un retiro anual, ya sea en la casa de retiros de Amor Crucificado en Covington, Georgia USA o en Bogota, Colombia.

 

•Acompañamiento
Acompañamiento semanal provee una guía para ayudarnos a navegar el Camino sencillo. Nos ayuda a sacar a la luz las heridas, desórdenes y mentiras que nos apartan de nuestra verdadera identidad en Cristo. Por medio del acompañamiento crecemos en mayor auto-conocimiento y comenzamos el proceso de transformación necesaria para realizar la misión que Dios nos ha confiado—ser testigos de Cristo, Su luz en las tinieblas, y almas víctimas de amor puras y santas.

El acompañamiento mensual es un eslabón fundamental de la comunidad, por lo cual, es requisito para todos los miembros. Además de acompañamiento, los miembros pueden tener su propio director espiritual. 

•Alianza

Vivir la Alianza🔗 (compromiso) de la comunidad. 

•Vida de Oración

Estamos llamados a ser hombres y mujeres de intensa vida de oración, centrados en la Eucaristía. Hacemos de nuestras vidas ocultas una ofrenda de oración continua, uniendo a Jesús crucificado nuestras oraciones, sacrificios diarios y sufrimientos, todo por amor, para consolar y alegrar los Corazones de Jesús y María, y ayudar en la santificación de los sacerdotes e innumerables almas,

 

Cuando digo que tu vida es una oración, [quiero decir que] tu vida es una ofrenda. Ofrecerme tu vida es la oración perfecta. .…pero tu oración más perfecta es tu sufrimiento puro unido a Mí y a Mi Madre… La oración de sufrimiento puro es la fragancia más dulce que llega y deleita el Corazón de nuestro Padre. Esta es también la oración que produce abundancia de frutos. Esta es la oración que está más unida a la Mía cuando intercedo ante el trono de Mi Padre... Mensaje completo🔗 

 

Compromisos de oración:


Misa diaria, en lo posible.
Adoración ante el Santísimo Sacramento, diaria en lo posible.
Rosario diario.
Renovación frecuente de la consagración a Maria y al Espíritu Santo.
Confesión mensual.
Coronilla de la Divina Misericordia, diaria en lo posible.
Ofrecer los sacrificios y mortificaciones, «mortifícate en silencia»

Oraciones de la comunidad 🔗

9. Obediencia a la Madre Iglesia

Hacemos profesión de fidelidad🔗 y, con fe firme, creemos y profesamos cada artículo y todo lo contenido en el Símbolo de la Fe. Esto es:


El Credo de Nicea.
Todo lo contenido en la Palabra de Dios, ya sea ya sea escrito o transmitido en la Tradición, que la Iglesia enseña como materia de fe divinamente revelada. 

Todo lo que la Iglesia enseña sobre la fe y la moral. 

El Magisterio de la Iglesia. 

10. Fidelidad a nuestro estado de vida

Abrazamos nuestro estado en la vida (solteros, casados, viudos, sacerdotes o consagrados...) como nuestra identidad dada por Dios, nuestro camino de santidad y unión con Dios. La comunidad honra y apoya el estado de vida de cada miembro.

Unimos las tareas diarias de nuestra vocación, nuestros sufrimientos y alegrías, a Cristo, haciendo todas las cosas de corazón por amor a Él.

Más🔗